Newsletter
Newsletter

¿Cuál es el impacto de la depresión en el cuerpo?

Además de lo emocional, la depresión tiene un impacto físico en el cuerpo. Te contamos cuáles son esos síntomas


El impacto de la depresión en el cuerpo. Foto: Canva

El impacto de la depresión en el cuerpo. Foto: Canva



Sabemos cuándo tenemos una afección porque el cuerpo lo manifiesta. Hay un dolor muela, cuando hay una infección, nos duelen las articulaciones y vamos al reumatólogo, nos molestan los ojos y sabemos que ocurre algo con nuestra visión ¿Pero qué se siente tener depresión?
Lo primero que debemos saber es que siempre confundimos tristeza y depresión. La primera de estas es “un estado de ánimo, natural, reactivo a las circunstancias, esperable y normal. Sin embargo, en nuestro lenguaje, usamos la expresión depresión o estoy deprimido. Pero la tristeza no se trata. Lo que se trata es la enfermedad de la depresión”. Es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, sin importar la edad, étnia, los ingresos, la cultura o el nivel educativo. “Hay investigaciones que sugieren que los factores genéticos, biológicos, ambientales -la pandemia ha sido uno, por ejemplo- y psicológicos desempeñan una función en la depresión”, explica Claudio Waisburg (@claudiowaisburg) Médico Neurocientífico, Director de Instituto SOMA.
Para diagnosticarle depresión a una persona, “esta debe presentar cinco síntomas de la enfermedad todos los días, casi todo el día, por lo menos durante dos semanas. Uno de los síntomas debe ser un estado de ánimo depresivo o la pérdida de interés o placer en casi todas las actividades”, sostiene Waisburg.

¿Cómo se siente una persona con depresión?

Entre los síntomas físicos frecuentes de la depresión se incluyen los siguientes:
  1. 1

    Dolor de cabeza, calambres o problemas digestivos sin una causa física aparente, o que no se alivian ni con tratamiento
  2. 2

    Cambios en el apetito o en el peso sin haberlos planificado
  3. 3

    Fatiga, disminución de energía o sensación de que está más lento;
  4. 4

    Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  5. 5

    Dificultad para dormir, despertarse temprano en la mañana o dormir demasiado
Además, los síntomas psíquicos con sentimientos de:
  1. 1

    Tristeza, ansiedad o “vacío”
  2. 2

    Desesperanza o pesimismo
  3. 3

    Irritabilidad, frustración o intranquilidad;
  4. 4

    Sentimientos de culpabilidad, inutilidad o impotencia;
  5. 5

    Pérdida de interés o placer en las actividades y los pasatiempos;
  6. 6

    Intentos de Suicidio o pensamientos sobre la muerte o suicidio.

Síntomas de depresión y el impacto en la calidad de vida

La falta de actividad física y la mala alimentación son factores de riesgo para esta enfermedad. “Nosotros los médicos debemos promover conductas saludables: Actividad física hecha en los distintos momentos de la vida, desde chicos a ancianos, ya que previene y reducen el riesgo de depresión”, explica el Dr. Corral. Para el especialista, es indispensable poner foco en la calidad de vida. “Tiene que ver con conductas saludables y cuando hay una enfermedad como depresión, se apunta a mejorar su calidad de vida.”
Una vez hecho el diagnóstico del trastorno depresivo primario o psiquiátrico, “siempre y en todas las guías internacionales, la primera indicación es la psicoterapia. En particular, la cognitivo conductual que demostró una eficacia muy robusta en mejorar los cuadros depresivos leves a moderados. Pero, cuando el paciente no responde a la psicoterapia y la depresión es moderada a severa, se pasa a la medicación antidepresiva”. El conjunto de ambas demostró ser más eficaz que separadas. Además, las conductas saludables, ejercicio, alimentarse bien, mejorar los ritmos circadianos y mejorar sus relaciones sociales, familiares, laborales son indispensables.
Uno está bien, en la medida que uno está bien con su entorno. Por eso que “todo este tratamiento, tienen que estar alineado a que la persona sea la mejor persona que pueda ser, que pueda desarrollar lo mejor posible sus vínculos. Es un círculo virtuoso. Asimismo, la personas que tienen tendencia a la espiritualidad y religiosidad, es muy útil porque son factores protectores para tanto la depresión como para el suicidio”, señala el Dr. Corral.

Cuestiones que ayudan en el tratamiento

El Dr. Waisburg señala que “una vez que inicie el tratamiento, deberá a empezar a sentirse mejor poco a poco. No se presione mucho durante este tiempo. Trate de hacer las cosas que solía disfrutar. Aun si no se siente con ganas de hacerlas, pueden mejorar su estado de ánimo. Otras cosas que pueden ayudar son:
  1. 1

    Hacer alguna actividad física. Tan solo 30 minutos de caminatas al día pueden mejorar su estado de ánimo
  2. 2

    Mantener una hora regular para acostarse y levantarse
  3. 3

    Consuma alimentos saludables con regularidad
  4. 4

    Haga lo que pueda y cómo pueda. Decida qué es lo que debe hacer y qué puede posponer.
  5. 5

    Trate de interactuar con otras personas, socializar y hablar con quienes confía sobre cómo se siente.
  6. 6

    Posponga decisiones importantes de la vida hasta que se sienta mejor.
  7. 7

    Evite el consumo de alcohol, nicotina o drogas, lo que incluye medicamentos que no le han recetado”.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

FOMO laboral. ¿Cómo impacta en el estrés, la ansiedad y la depresión?


por Laura Cedeira

Alergias: cómo reducir el impacto


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.