Ser (o parecer) abstemia es tendencia: por qué la generación Z toma menos alcohol

Ya lo dicen las estadísticas: las nuevas generaciones toman menos alcohol. Te contamos cómo nació esta tendencia y cómo puede beneficiar tu calidad de vida.




La pandemia nos afectó a todos de manera distinta: algunos optaron por adoptar estilos de vida más saludables y otros necesitaron una manera de abstraerse de la incertidumbre y la angustia recurriendo al alcohol. De hecho, de acuerdo a un estudio del 2022, en EE.UU. se bebió un 14% más, en general debido al estrés asociado al covid, y atenti, las mujeres aumentaron en un 41% su consumo respecto de cifras pre-pandemia.

Sin embargo, la contracara en forma de replanteo en torno al consumo de alcohol, también adquirió potencia en el post confinamiento, en el contexto de una tendencia que ya venía ganando tracción previamente: los #sobercurious. Así, muchos comenzaron a mirar más de cerca sus hábitos de consumo y preguntarse por el rol del alcohol en sus vidas. ¿Estamos ante el fin del consumo de alcohol como lo conocíamos? Es probable. 

Los datos de un estudio internacional de HBSC, auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dicen que las nuevas generaciones beben menos que nunca; solo el 8% toma alcohol cada semana. Además, el 76% cree que tomarse cinco o seis copas un fin de semana puede causar “bastantes problemas”. ¿Por qué los más jóvenes eligen un camino más consciente con respecto al consumo del alcohol?

¿Cómo se definen los #sobercurious y cómo nacieron?

Desde hace unos años, el término sobercurious empezó a utilizarse para hablar de aquellas personas que eligen mantenerse sobrias por los beneficios asociados tanto a la salud física como mental de no beber. El término fue acuñado por la gurú del bienestar y lifestyle influencer Ruby Warrington, autora del libro homónimo y fundadora del Club Söda, una plataforma que se popularizó en EEUU y Europa que te ayuda reducir el consumo, “tomar un respiro de” o dejar completamente el alcohol.

Pero Warrington no fue la única que se puso escribir sobre el tema o a capitalizarse en base a esta movida: Millie Gooch, una instagramer británica para el target millennial y gen Z, y el segmento femenino, creó la comunidad Sober Girl Society (con más de 170K de seguidores) luego de atravesar episodios de mucha ansiedad post-resaca y usó su propia experiencia para escribir The Sober Girl Society Handbook. Desde su estética rosa y estilizada, mensajes de autoafirmación y charla franco sobre el impacto del consumo de alcohol en la saluda mental, Millie logró representar lo que muchas chicas en sus veinte y treinta estaban sintiendo, ante la presión por parte de pares y parejas de beber. 

¿El negocio de cuidarse?

¿Explotar el potencial del mercado de la sobriedad puede ser un nuevo gran negocio? A juzgar por la ola de consultores e influencers de la sobriedad y cuentas de Instagram que están apareciendo, libros y podcasts sobre el tema, y sobre todo, el interés por parte de celebrities que además están invirtiendo en el nicho, esto podría ser cierto.

Algunos de los títulos que engrosan los estantes de las librerías, mezclando conceptos de autoayuda, filosofía budista, recetas naturistas y consejos de salud, e inclusive crudas crónicas en primera persona incluyen: My Unfurling de Lisa May BennettHer Best-Kept Secret de Gabrielle Glaser, This Naked Mind de Annie Grace, The Unexpected Joy of Being Sober de Catherine GrayMindful Drinking por Rosamund Dean, y Quit Like a Woman de Holly Whitaker. Todos, escritos por mujeres. ¿Casualidad o causalidad?

La gran promesa detrás de estas publicaciones que varían en calidad y rigurosidad, es que siguiendo una serie de instrucciones y pasos, los lectores pueden dejar parcial o totalmente el alcohol y mejorar el vínculo con su cuerpo y su mente, desafiando al patriarcado y el capitalismo en el proceso. Entre los podcasts se cuentan Recovery Happy Hour y Edit Podcast, tanto Warrington como Gooch tienen también sus programas.

Katy Perry, una de las celebrities que creó su propia bebida con graduación alcohólica reducida

Katy Perry, una de las celebrities que creó su propia bebida con graduación alcohólica reducida - Créditos: Instagram @drinkdesoi

Las celebrities se suman a la tendencia

Nombres como los de Blake Lively, Bella Hadid, Katy Perry y la propia Gwyneth Paltrow (a través de su sitio Goop), son algunos de los que se cuentan entre los que han comenzado a invertir en sus propias líneas de bebidas sin alcohol o low ABV beverages (bebidas con graduación alcohólica reducida o más baja). Por ejemplo, Perry tiene De Soi Purple Lune, un aperitivo sin alcohol, bajo en calorías, vegano y gluten free hecho a base de té herbal, rosas y mirra que sale 25USD la botella de 750ML.

No se trata de que estas figuras sean especialmente visionarias, sino que desde la propia industria de las bebidas se viene consagrando la tendencia de bebidas de menor graduación alcohólica (por ejemplo, Martini viene diseñando aperitivos con este concepto) y ya existen bares especiales donde se sirven mocktails (cocktails sin alcohol) que proponen una vuelta de tuerca para poder acomodar los gustos de todos. ¿Qué significa para la industria? Con un consumidor más exigente e informado, pensar un menú o inclusive diseñar productos en estos tiempos de inclusión y corrección política no es tarea fácil, pero al mismo tiempo abre la puerta de las posibilidades para innovar y crear opciones nuevas, distintas y sabrosas, que además de ser un buen negocio nos hagan bien. Sin dudas, un win win para todos.

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

¿Crema hidratante o protector solar? el orden correcto de tu rutina


por Mariana Copland

Tendencias 2023: La moda en las vidrieras de Milano


por Agustina Vissani

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.