Moda sustentable: cuál es el impacto que tiene la ropa que usamos

Se calcula que la industria de la moda es la responsable del 10% de las emisiones mundiales de carbono. ¿Qué alternativa existe para vestirnos sin contaminar tanto?


La ropa contamina: ¿qué podemos hacer para reducir el impacto?

La ropa contamina: ¿qué podemos hacer para reducir el impacto? - Créditos: Getty



Cuando pensamos en industrias con fuerte impacto ambiental, los primeros rubros en aparecer son los relacionados al transporte, a la agroindustria o a la generación de energía, ¿o no?  Sin embargo, detrás de la ropa que usamos para vestirnos a diario se encuentra una de las industrias que más perjudican al planeta. La segunda más contaminante.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) de 2019 se supo que la industria textil y de la moda es de las más contaminantes del planeta. Los números no mienten: se trata de un rubro que utiliza cada año unos 93.000 millones de metros cúbicos de agua, un volumen suficiente para satisfacer las necesidades de cinco millones de personas.

Al mismo tiempo, en un año se arroja al mar medio millón de toneladas de microfibra como consecuencia del lavado de materiales sintéticos necesarios para la producción de ropa: esto representa el 35% de los micro plásticos primarios que son liberados en el ambiente.

Y un dato más: el sector textil representa el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero mundial, una cifra que es aún superior a la suma de las emisiones generadas por los aviones y los barcos de mercancías.

¿Qué es la Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible?

Dada la magnitud de la industria textil y su impacto en el medioambiente, en 2019 nació una iniciativa desarrollada por organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones afines con objeto de contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 mediante acciones coordinadas en el sector de la moda.

La Alianza busca apoyar la coordinación entre los organismos de la ONU que trabajan en la moda y promover proyectos y políticas que aseguren que la cadena de valor de la moda contribuya al logro de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desde el sitio oficial expresan que la moda, tal como la entiende la Alianza, incluye prendas de vestir, cuero y calzado, elaborados a partir de textiles y bienes relacionados y prevén que el alcance del trabajo de esta Alianza se extiende desde la producción de materias primas y la fabricación de prendas, accesorios y calzado, hasta su distribución, consumo y disposición.

“La sostenibilidad abarca cuestiones sociales como mejoras en las condiciones de trabajo y la remuneración de los trabajadores, así como ambientales, incluida la reducción del flujo de desechos de la industria y la disminución de la contaminación del agua y las contribuciones a las emisiones de gases de efecto invernadero”, puntualizan.

Moda circular: una iniciativa europea

En 2021, el Parlamento europeo votó el plan de acción sobre economía circular y demandó medidas adicionales para avanzar hacia una economía neutra en carbono, sostenible, libre de tóxicos y completamente circular en 2050.

Como parte del plan de acción de la economía circular, la Comisión Europea presentó en marzo de este año una estrategia para hacer que los textiles sean más duraderos, reparables, reutilizables y reciclables, y de esta forma hacer frente a la llamada “Fast Fashion” o moda rápida. La estrategia incluye nuevos requisitos de diseño ecológico para los productos textiles, una información más clara, un pasaporte digital de productos y pide a las empresas que asuman su responsabilidad y actúen para minimizar su huella de carbono y medioambiental.

Mientras tanto, ¿qué podemos hacer desde casa?

Desde tu lugar podés consumir de manera más consciente aplicando el concepto de moda circular. Por si aún no escuchaste este término, te contamos que se basa en un sistema de producción originado en la economía circular y que tiene el gran objetivo de optimizar los procesos creativos y productivos. Al mismo tiempo, busca promover el uso consciente y racional de recursos tanto naturales como humanos para reducir el impacto sobre el medio ambiente.

La durabilidad de una prenda se convierte en algo mucho más valioso de lo que pensabas hasta ahora. En este tipo de sistema circular, se promueve el diseño de productos que pueden tener más de un uso, en contraposición al fenómeno de moda rápida o “Fast Fashion”, que te impulsa a que deseches tus prendas rápidamente y las cambies por ropa nueva gracias a los precios bajos que te ofrece. Se estima que la industria de la moda rápida aumentará 50 % para el año 2030, un dato que alarma.

Para salir de la lógica de “producir, consumir, desechar”, también se puede generar un cambio siguiendo el lema de las tres “R” (Reducir, Reutilizar, Reciclar):

  • Reducir el consumo compulsivo de ropa, convirtiéndote en una consumidora más responsable.

  • Reutilizar prendas que tenías perdidas u olvidadas en tu armario.

  • Reciclar ropa y buscarle nuevos usos. Al mismo tiempo, podés optar por ropa de segunda mano o tiendas donde reparen tus prendas originales.

Zara y Le Utthe se suman a la moda circular

La reconocida firma ibérica Zara, a principios de mes lanzó "Zara Pre-Owned", una iniciativa  a favor de la adquisición de ropa de segunda mano.

El proyecto ya se estrenó en Reino Unido a través de una acción llevada a cabo en tiendas físicas y a través de aplicaciones móviles. Se espera que a través de este sistema de compra los consumidores tomen decisiones más sostenibles con respecto a su ropa.

A partir de esta iniciativa, los clientes de Zara podrán solicitar la reparación de cualquiera de los productos de la marca (sustitución de botones, cambio de cierres, etc); podrán revender prendas antiguas de la marca en el mismo local; y tendrán la posibilidad de donar prendas viejas a la Cruz Roja Internacional a través de la marca, que se ocupará de retirar los artículos viejos por los domicilios.

Teniendo en cuenta que para elaborar una camiseta de algodón se requieren al menos 2,700 litros de agua dulce, y para producir un par de jeans de algodón se necesitan 10 mil litros de agua (según ONU), cuando te vuelvas a cruzar con precios en rebaja y te tome por completo las ganas de comprar una prenda totalmente nueva, te invitamos a que te tomes un instante más para revisar la decisión de compra.

La empresa Le Utthe también se sumó al proceso circular. Según informan tienen como objetivo diseñar productos más sostenibles, con fibras y procesos más respetuosos con el medio ambiente. Por eso iniciaron un nuevo camino: el reciclaje y la reducción de los residuos textiles.

Desde 2020, en la planta central, ubicada en la ciudad de Bragado, convierten los desechos textiles en nueva fibra de algodón reciclada.

Crearon para este fin una nueva planta de 4.600 metros cuadrados, que cuenta con maquinaria y tecnología de última generación, necesaria para el desarrollo de este proceso.

Los procesos de producción de los tejidos y las fibras recicladas consumen menos agua y energía, menos recursos naturales y su uso contribuye a disminuir residuos.

Razones que explican por qué la moda es tan contaminante

  • Se utilizan fibras sintéticas que pueden terminar en los cursos de aguas como microplásticos.

  • No se reciclan de manera eficiente las prendas ya amortizadas

  • El consumo de indumentaria es desmesurado: la "fast fashion" es un fenómeno que se no se detiene

  • Los métodos de fabricación son poco sostenibles y las tinturas que se manipulan terminan contaminando los acuíferos cercanos

SEGUIR LEYENDO

Plastic neutral: ¿es realmente una solución ambiental?


por Laura Gambale

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.