Newsletter
Newsletter

5 errores de diseño en una cocina chica y cómo resolverlos

Se puede tener una cocina estética y funcional, más allá de los metros. Pero no cometas estos errores.




1. Abusar del color. Si querés salir del clásico blanco, no abuses. Porque los colores oscuros pueden achicar visualmente un espacio de pocos metros. Como recurso se pueden combinar: blanco para techo y paredes –que siempre amplía e ilumina- y otro color para el mobiliario: hoy, los azules, verdes y grises son tendencia y, si se usan en tonos suaves, pueden aportar calidez. Siempre conviene elegir una misma tonalidad para muebles bajo mesada y alacenas, para generar continuidad visual y sensaciones de amplitud. Y si es posible: frentes lisos, sin tiradores ni apliques.

2. Pocos muebles de guardado. A veces, por miedo a recargar el ambiente, se eligen pocos muebles. Pero como regla básica: a más espacios de guardado, más orden. Lo importante es pensar en el uso diario de los objetos y en la funcionalidad de los tres sectores clave de la cocina: almacenamiento, preparación y cocción. Como en el resto de la casa, conviene guardar solo lo necesario y que cada cosa que tenga su lugar. Las cajas, canastos y frascos rotulados son ideales para organizar las alacenas de una manera eficiente: agilizan tiempos y reducen el desperdicio de los alimentos. Tomate un momento para separar lo que no se usa, está roto o vencido. La clave es no acumular y mantener el orden y la limpieza. 

3 . Circulación incómoda. La idea es que puedas moverte con comodidad y, sobre todo, sin riesgos. Siempre es mejor usar los muebles bajo mesada y aprovechar los espacios verticales para instalar alacenas y estantes, en vez de sumar mobiliario que reduzca el ambiente. Si los metros permiten agregar una isla central, conviene que tenga espacios de guardado. Como dato extra: los estantes volados y los armarios abiertos o con vidrio se ven más ligeros. Todo a la vista.

4. Mesadas desordenadas y llenas de cosas. Es importante despejar mesadas y mantener el orden, para que la cocina se vea más amplia y organizada. Elegir qué dejar a la vista es un recurso que, además, ayuda a ahorrar tiempo: por ejemplo, se puede armar un sector de desayuno con los electrodomésticos de uso diario y el resto guardarlos. En cuanto a estética, los estantes volados suman liviandad visual y son ideales para exhibir objetos de uso y deco, como tazas, plantas o algún cuadrito. Tené en cuenta que, en espacios chicos sobre todo, tener todo a la vista carga demasiado el espacio.

5. Poca luz. Una buena iluminación es clave para la cocina, incluso, puede generar sensaciones de amplitud. Lo ideal es dividir por áreas: luz fría y puntual para las zonas de trabajo y cálida para la mesita de comedor o el desayunador. Las tiras de luces led son una buena opción para generar un punto focal y, también, para usarlas dentro de los armarios y debajo de los módulos para una iluminación puntual. Y como dato súper importante: nunca obstaculizar el ingreso de luz natural. En ese caso, además, ventanas siempre abiertas para una buena circulación del aire. 

@soleavaca

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Conocé las cuatro plantas que sobrevivirán al calor abrasador

Conocé las cuatro plantas que sobrevivirán al calor abrasador


por Cecilia Acuña

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.