Newsletter
Newsletter
 • Rituales

Con este poderoso ritual con cristales lograrás fortalecer tu aura mágica

Dalia Walker, en su libro Bruja Moderna, nos cuenta cómo los cristales pueden ser aliados para proteger nuestra energía. Te compartimos cómo hacerlo y qué es clave al momento de realizar esta ceremonia.


Un poderoso ritual con cristales para proteger tu energía.

Un poderoso ritual con cristales para proteger tu energía.



Dalia Walker, productora de cine y estudiosa del Tarot y la Astrología, en su libro Bruja Moderna nos cuenta que los cristales pueden ser tus súper aliados en los momentos en que necesitás proteger tu energía.

Nos acerca un mini ritual para practicar –recomienda ella- todos los días. De ese modo, “saldrás de tu casa con tu campo áurico fortalecido, listo para enfrentar la vorágine del día a día”.

Las piedras y cristales tienen grandes poderes mágicos.

Las piedras y cristales tienen grandes poderes mágicos.

Vas a necesitar:

- Un cristal de amatista

- Un cristal de turmalina negra

- Un dije de cuarzo cristal

Ritual para fortalecer tu aura

Escribe Dalia Walker: “Conseguí un cristal de amatista y uno de turmalina negra; podés comprarlos en una feria, en tiendas esotéricas o en un local especializado en piedras. De donde provengan estos cristales es muy importante: preferí los lugares donde las piedras son bien tratadas y respetadas”. Y recuerda: “El cristal guarda la memoria de las manos por las que pasa y los lugares que habita”.

Una vez que los elijas, “tené en cuenta el tamaño, porque cuanto más grande es el cristal, más energía puede trabajar”. Según propone: “Lo mejor para empezar a experimentar energéticamente aproximadamente con los cristales es usar un tamaño mediano, como la mitad de la palma de tu mano. Si usas cristales más chiquitos, puede que no sientas el efecto para este ritual en particular, en el que necesitamos una cantidad de energía considerable para hacer el campo protector”.

 

También acerca otra pauta a la hora de elegirlo: “Al elegir tu cuarzo cristal, buscá preferentemente uno con punta. Si no conseguís con esta forma, también es válido un amuleto con forma de corazón o una pieza de cristal”.

Nos recuerda –como ya fuimos conociendo en otras notas de OHLALÁ!- que el cuarzo es una piedra pura y cristalina, que da potencia y que con su luz energética nos protege de energías externas creando un campo áurico.

Antes de usarlas recomienda limpiar las piedras (se pueden sumergir en agua o limpiarlas con incienso o palo santo).

“Una vez que están limpias y cargadas, sostené el cristal de amatista en tu mano izquierda, la mano receptiva. La amatista es un cristal transformador que transmuta la energía negativa en positiva. Sostené el cristal de turmalina en tu mano derecha, la mano activa. Este cristal absorbe la energía negativa, de esta forma vas a activar tu circuito energético con la potencia de las piedras”, describe.

 

Para finalizar: “Guardá la turmalina y la amatista en los bolsillos de tu saco o pantalón antes de salir, cada una del lado correspondiente a la mano que la tuvo. Así, cada vez que metas las manos en los bolsillos vas a encontrar el cristal que te va a recordar el ritual y que va a reactivar el circuito energético”.

Agrega que, para reforzar, cuando estés en la calle o en el trabajo y sientas que estás cansado o que tu energía baja, sostengas el dije de cuarzo cristal en tus manos. “Conectate con él un momento y visualizá cómo su fuerza cristalina y protectora te ayuda a sintonizarte nuevamente y te reconecta con el circuito que armaste con los cristales antes de salir de tu casa”.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cómo limpiar tus piedras preciosas durante la luna llena del 21 de julio

Cómo limpiar tus piedras preciosas durante la luna llena del 21 de julio


por Sole Venesio
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.