Newsletter
Newsletter

Compost: 5 consejos para mantenerlo saludable

¿Tu compostera larga olor? ¿Se mueren las lombrices? ¿No sabés cómo mixear los residuos húmedos y secos? Te dejamos algunos consejos para que logres el equilibrio.


Cómo elaborar un buen compost para que se mantenga saludable.

Cómo elaborar un buen compost para que se mantenga saludable. - Créditos: Getty



Tener una compostera es sencillo una vez que la agarrás la mano. Pero, primero lo primero: es un proceso y te puede llevar un tiempo incorporarlo y comprender todo este universo.

Cuidar de un compost es una actividad sumamente placentera, además de ser un 10 para el cuidado del medioambiente.

Anotá estas ideas para mantenerlo saludable y disfrutá de la satisfacción de generar menos residuos y contribuir a un futuro más verde.

1- Evitá el mal olor

Que compostar genera feo olor es el principal mito de esta técnica: si te pasa en tu compost, es una señal de alarma, significa que algo está mal. Lo bueno es que estás a tiempo de corregirlo. Para evitar que el olor desagradable llegue, lo principal es siempre poner la misma cantidad de residuos secos que residuos húmedos.

Lo más común es que caigas en la trampa de solo tirar tus húmedos y te olvides de compensar. Es justamente en este punto donde el compost puede fallar y comenzar a largar olor. Básicamente, se empieza a pudrir porque le falta el equilibrio. En caso de que notes que la tierra está muy mojada o que empieza a tener olor, la solución es tirar papeles sin tinta, cartones, maples de huevo, hojas secas (¡aprovechá el otoño!), servilletas… todo lo que sea absorbente y orgánico. Incorporar estos elementos va a ayudar a mantener la humedad y a que entre oxígeno.

Además, es importante cada vez que tires tus húmedos que los tapes con algo seco para evitar que aparezcan las mosquitas, que no son más que las moscas de la fruta que muchas veces invaden nuestra cocina. Generalmente, vienen cuando hay humedad o cuando hay residuos orgánicos destapados. 

2- Tirá pedazos chiquititos 

Cortá todo lo que vayas a meter, porque cuanto más chico y finito, el pedazo mejor se degrada. Es decir, no metas una manzana o un zapallito entero, porque puede empezar un tipo de degradación sin oxígeno y eso es sinónimo de problema.

En las composteras domésticas se prioriza la descomposición aeróbica (en presencia de oxígeno) y por eso es necesario que los pedazos que tiremos sean pequeños. Por otro lado, evitá tirar orgánicos en estado de putrefacción, ¡pueden desequilibrar el resto del compost!

3- Revolvé para mantener 

Lo ideal sería semanalmente, para darles días de descanso a nuestras lombrices trabajadoras y que no se estresen. Agendate un día a la semana para ocuparte de chequear el estado de tu compost y recordá que lo más importante es que esté oxigenado, eso lo conseguís moviendo la tierra y cuidando su ecosistema. Si notás que hay demasiada humedad, aprovechá el día de jardinería para sacarle la tapa durante un rato.

¿Alguna vez te apareció algún bicho? ¿Moscas soldado u hormigas? Cada insecto que aparece es una pista de que algo está pasando en tu compost. A veces son señales de que hace falta revolver con más frecuencia: si vienen las hormigas, es porque está muy seco; si llegan mosquitas es porque hay mucha humedad. En todos los casos hay que revolver primero y luego tratar de equilibrar. 

4- No tires cosas que no vayan en la compostera

Nunca metas ni carne ni lácteos, están totalmente prohibidos. Tampoco es aconsejable (salvo que tengas una compostera bastante grande) que tires frutas como la naranja o el limón, llenan de ácido al compost y las lombrices no pueden sobrevivir en un en un medio así.

Por otro lado, evitá la cebolla, porque es antiséptica y sus propiedades matan a las bacterias buenas que ayudan a descomponer.

5- Cuidá a tus lombrices

Si las lombrices están contentas en el medio en el que están, es decir, si hay equilibrio y la humedad es buena, solitas se van a ir multiplicando. Ahora, si querés o necesitás que tus lombrices se reproduzcan más rápido, probá tirando café: las estimula y las hace más felices, es como un afrodisíaco. 

Dato: las lombrices viven entre los 0° y los 32° o 33°, esa es la temperatura donde tienen que estar. Cuando llueve, es probable que las veas más arriba y si hace mucho calor, se van a esconder más abajo para resguardarse. Van migrando dentro de tu compostera, buscando su comida para sobrevivir. 

¿Conocías esta data? ¿Ya venís haciendo la tarea? Si todavía no arrancaste, este puede ser tu puntapié inicial. Animate y sé parte del mundo del compostaje. 

Experta consultada: Lucia Martínez - Diseñadora y cofundadora de @compascomposteras. www.micompas.com

 

 

 

 

 

 

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Por qué el 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente?

¿Por qué el 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente?


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.