Newsletter
Newsletter
 • Historias

Julia Debicki: la participante de Bake Off que se transformó en mano derecha de Betular en su patisserie

Tiene 24 años y una dura enfermedad la llevó a descubrir su verdadera vocación. Quién es esta pastelera que cumplió el sueño de trabajar con su ídolo.


Julia tiene 24 años y, tras su paso por Bake Off, se convirtió en la mano derecha de Damián Betular en su pastelería.

Julia tiene 24 años y, tras su paso por Bake Off, se convirtió en la mano derecha de Damián Betular en su pastelería. - Créditos: Gentileza



Aunque ya no tenga el pelo rojo seguramente su cara te resulta conocida. Julia Debicki fue una de las participantes de la primera edición de Bake Off y, gracias a su talento y perseverancia, llegó a las instancias finales. Si bien no se quedó con el gran título, su frescura, su tenacidad y su amor por la pastelería la llevaron con el tiempo a obtener un premio mayor: convertirse en la mano derecha de Damián Betular en su patisserie del barrio de Devoto.

“Siempre me gustaron los realities de cocina. Miraba MasterChef y MasterChef Junior pero por un tema de edad no podía entrar a ninguno. Me pasaba que para el de chicos ya era grande porque era hasta los 14 años y para el otro, era chica. Cuando cumplí 18, justo vi una publicidad de Bake Off y ahí dije: ‘es mi oportunidad’ porque encima era de pastelería. Así que mande un mail, conté mi historia de vida (que sumo un montón), tuve dos entrevistas y entré”, recuerda sobre ese formato televisivo que le cambió la vida para siempre.

Es que si hablamos de cumplir sueños, derribar obstáculos y tachar metas, ella puede dar cátedra. “Me pasa mucho que cuando tengo algo en mente lo logro”, confiesa con una sonrisa y orgullosa del camino recorrido hasta acá; ese que empezó casi de casualidad cuando un diagnóstico médico aterrador la alejó de sus actividades diarias y que la llevó a trabajar con su jurado favorito.

Transformar el dolor en pasión

View post on Instagram
 

Julia no viene de una familia gastronómica, ni de esas abuelas que te inculcan el amor por la pastelería. Su pasión nació a raíz de una enfermedad que le detectaron a los 15 años y que la mantuvo encerrada en su casa durante años. “A los 15 tuve leucemia. Me hicieron un doble trasplante de médula, así que tuve que dejar la secundaria. No podía salir de casa porque tenía las defensas bajas”, cuenta esta libriana mientras recuerda una de las peores épocas de su vida.

Como era “chispita” y se aburría con tanto tiempo libre, esta muchachita -que también amaba el canto y había estudiado comedia musical- pensó qué hacer. Y la respuesta la encontró en esos videos que veía por YouTube, donde un grupo de pasteleras españolas cocinaban cupcakes y dulces.

“Mis papás me iban a comprar los ingredientes al supermercado, me los traían y yo cocinaba. Ellos siempre me re apoyaron. Cuando les dije que quería ser pastelera, me compraron una Kitchenaid (la batidora de pie). Después de varios meses de práctica, me hice un logo, una página web y convertí el quincho de mi casa en una pastelería. Mis viejos me compraron el horno y fueron invirtiendo en mi espacio. Empecé a vender tartas y tortas entre conocidos”, relata con un dejo de nostalgia en su mirada la menor de tres hermanos.

View post on Instagram
 

Fanática de la pastelería norteamericana y francesa, Debicki comenzó a crear su propio estilo, ese que llevó ante las cámaras y le dio un lugar en la semifinal de Bake Off. “El primer programa dije: ‘¿dónde me metí?’ pero después me propuse ser yo. De hecho, lo que se vio fue real. Yo lloraba porque recién salía de una enfermedad re grosa y tenia los sentimientos a flor de piel entonces todo era llanto. Me salía algo mal y lloraba”, reconoce la concursante más chica del certamen que todavía es recordada por su espontaneidad y melena roja.

Si bien el premio mayor no quedó en sus manos, el reality le regaló la posibilidad de trabajar con su jurado favorito, ese del que aprendió un montón y le dio los mejores consejos. “Me encantó la experiencia. Y aunque fue una frustración no ganar, gracias a esa experiencia logre estar donde estoy hoy”, reflexiona la flamante jefa de pasteleros de Betular Patisserie.

 

View post on Instagram
 

Sin embargo, el camino no fue fácil. “Yo estaba re angustiada ese día. Antes de irme, me acerque a Damián y le dije que quería trabajar con él. En ese momento, él trabajaba en el Palacio Duhau y lo que hacía ahí no se encontraba en ningún lado, así que yo sabía que quería estar ahí. Tenía 19 en ese entonces y recuerdo que me dijo: ‘Bueno, cuando cumplas 20 hablame”, rememora repitiendo textuales palabras del chef.  

Perseverante como pocas, Julia aprovechó ese año para seguir formándose, adquirir nuevos conocimientos y practicar recetas. Y cuando llegó el día de su cumpleaños volvió a insistir en busca de una oportunidad. “Yo me quedé con esa frase grabada en el cerebro y el 22 de octubre a la medianoche le mandé un mensaje por Instagram”, revela, entre risas.

“Me dijiste que cuando cumpla 20 te escriba, así que acá estoy…”, fueron sus palabras. Para su sorpresa, Betular nunca respondió.

Como todo lo que se le mete en la cabeza lo cumple, esta muchachita buscó otra forma de llegar a su ídolo. “En ese momento, estaba estudiando en una escuela de Ezeiza y le dije al chico que se encargaba de las pasantías que quería trabajar con Damián. El, que se lo había cruzado en un evento, le escribió y me consiguió una entrevista. Fui y me acuerdo que no me la hizo él sino su chef, que me empezó a hacer preguntas sobre el hotel”, cuenta, quien no tenía idea de nada pero que, gracias a su sinceridad, consiguió un puesto en el equipo de trabajo de su máximo referente.

View post on Instagram
 

De competir en un reality a ser la mano derecha de Damián Betular

Tras dos años en el hotel Hyatt, Debicki entendió que su etapa allí había terminado y aceptó un puesto de liderazgo en otro lugar de renombre, Atelier Fuerza. Sin embargo, al cabo de seis meses, un inesperado llamado volvió a cambiar su rumbo. “En febrero de 2022, me llamó Damián diciendo que estaba por lanzar su segundo libro y quería que me encargue de la producción gastronómica. Además, me dijo que tenía otra propuesta para mí”, recuerda sin saber que el sueño de su vida estaba por cumplirse.

“Me mandó una foto de la pastelería en pleno proceso de armado y me puso: ‘¿estás lista?’”. Lo que no sabía Betular es que esa pregunta tenía respuesta desde hacía años. “Me dijo: ‘no te voy a decir nada, quiero que vengas a la pastelería y después hablamos’. Me mostró cómo iba a ser todo, me dijo que lo piense y que le escriba. Yo sabía que quería esto pero igual me tome unos días para contestarle”, advierte, quien finalmente se convirtió en su jefa de pasteleros.

View post on Instagram
 

Seleccionar el equipo de cocina, hacer el armado de la carta, elegir la vajilla y probar que las recetas funcionen fue su tarea durante semanas. “Yo tenía mucho miedo porque era mi primera vez a cargo de un equipo y de un proyecto tan grande. El día de la apertura recuerdo que me senté en la escalera y me puse a llorar aliviada”, cuenta. Y comparte qué es lo que más le gusta de este trabajo. “Lo más lindo es tener la posibilidad de crear cosas nuevas, de innovar porque Damián me da la posibilidad de hacer lo que quiera y eso lo re valoro”, señala.

¿Lo más difícil? Manejar los proveedores y los costos sobre todo, en un momento del país tan complicado donde todo el tiempo faltan insumos. “Pero estamos muy orgullosos de lo que logramos porque para mí esta es la mejor pastelería del país. Trabajamos con la mejor materia prima, con un talento admirable, con una estética inigualable; ¡amo este lugar!”, expresa feliz.

 

Más sueños por cumplir…

Julia define su estilo como una mezcla entre la pastelería norteamericana y francesa

Julia define su estilo como una mezcla entre la pastelería norteamericana y francesa - Créditos: Album personal: Julia Debicki

Dicen que los sueños se renuevan y uno nunca deja de tener metas. Algo que la mirada, la forma de hablar y la personalidad de Julia confirman sin mucho esfuerzo. Además de dar cursos y viajar constantemente por el mundo contagiando su conocimiento, esta experta en dulces tiene muchas más cosas en mente. “Yo quiero abrir un Betular en Europa. Quiero que la misma calidad de nuestros productos llegue a otras partes del mundo. ¡Europa tiene que conocer lo que hacemos!”, dice orgullosa y con la seguridad de que algún día lo va a lograr.

Y si bien Betular es su mentor y su gran maestro, Debicki cuenta que hay otro chef con el que sueña trabajar a futuro. “En lo personal, mi sueño máximo siempre fue trabajar con Jordi Roca. El tiene un restaurante en Girona con tres estrellas Michelin y si bien no tiene mucho que ver con la  pastelería, sé que voy a llegar. Mi sueño era trabajar con Damián y lo logré, así que en unos diez años quiero trabajar con Jordi”, sentencia convencida.

 

Tener su propia pastelería también está en sus planes aunque quiere prepararse bien para dar ese gran paso. “Ya tengo mi marca, pero primero quiero absorber toda la experiencia que pueda. Quiero hacerlo bien, que sea algo bien pensado, que tenga un concepto diferente, innovador. No quiero que sea una pastelería más”, revela sin querer anticipar ningún detalle.

Si miramos atrás, poco queda de esa muchachita de pelo rojo que se anotó en el programa de Telefe llena de miedos y con la única experiencia de vender tortas entre familiares y amigos. “Si pudiera volver atrás, me diría una palabra que hace poco aprendí y que ahora uso todo el tiempo: ‘¡respirá!’. Estoy a punto de tatuármela porque cuántas veces por no ver las cosas más calmos hacemos cualquiera. Yo le diría eso a la Juli de los 19: ‘respirá y sé vos misma’”, concluye quien, además de todo, algún día sueña con ser jurado del reality que la vio nacer.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Semana de la Dulzura: cuánto cuesta la caja de mini tortas de Damián Betular

Semana de la Dulzura: cuánto cuesta la caja de mini tortas de Damián Betular


por Verónica Dema
Betular tiene el regalo ideal para papá: ¿cuánto cuesta la box dulce de su patisserie?

Betular tiene el regalo ideal para papá: ¿cuánto cuesta la box dulce de su patisserie?


por Euge Castagnino
Receta de cookies de Betular: la cocinera Jordi Klad te enseña a hacerlas

Receta de cookies de Betular: la cocinera Jordi Klad te enseña a hacerlas


por Redacción OHLALÁ!
Huevos de Pascua arty: ¿cuánto cuestan y cómo son los que ofrece Betular Patisserie?

Huevos de Pascua arty: ¿cuánto cuestan y cómo son los que ofrece Betular Patisserie?


por Euge Castagnino
Betular develó el ritual que practica para limpiar las malas energías

Betular develó el ritual que practica para limpiar las malas energías

Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.