Newsletter
Newsletter
 • Salud

Inteligencia emocional y neuroplasticidad: cómo integrarlos para nuestro bienestar

Inteligencia emocional y neuroplasticidad son dos conceptos que podemos usar para "hackear" nuestra mente para lograr un mayor bienestar emocional y cognitivo.


Inteligencia emocional y plasticidad: ¿cómo potenciarlas en nuestra vida?

Inteligencia emocional y plasticidad: ¿cómo potenciarlas en nuestra vida? - Créditos: Getty



La mente humana es un universo fascinante, capaz de adaptarse, aprender y transformarse. Dos conceptos clave que nos permiten entender este fenómeno de adaptación son la inteligencia emocional y la neuroplasticidad.  Al combinar estos elementos, podemos "hackear" nuestra mente para lograr un mayor bienestar emocional y cognitivo.

Inteligencia emocional: la clave del equilibrio emocional

Para "hackear" nuestra mente a través de la inteligencia emocional es esencial comenzar por la autoconciencia. Es necesario dedicar tiempo a identificar las emociones y comprender sus raíces. Preguntase  por qué uno se siente de cierta manera y qué  se está pensando, ya que esa es la raíz de lo que uno siente y terminando impactando en las acciones cotidianas.

Verónica Dobronich, cofundadora de Gimnasio de emociones, nos explica: “La autoregulación es otro aspecto crucial de la inteligencia emocional. Aprender a gestionar el estrés, la ansiedad y otros desafíos emocionales a través de prácticas como la meditación, la respiración consciente y el ejercicio físico. Estas actividades no solo ayudarán a regular las emociones, sino que también estimularán la neuroplasticidad de tu cerebro”.

Neuroplasticidad: la flexibilidad del cerebro y el arte del "hackeo" cerebral

El concepto de neuroplasticidad se refiere a la capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse a lo largo de la vida. Contrario a la creencia anterior, el cerebro no es estático; puede formar nuevas conexiones neuronales y reorganizar su estructura en respuesta a experiencias y aprendizajes.

Para "hackear" la neuroplasticidad en pos del bienestar, es fundamental mantener una mentalidad de crecimiento. Abrazar nuevos desafíos, aprender nuevas habilidades y explorar diferentes perspectivas. Este proceso de "hackeo" implica activar conscientemente la plasticidad cerebral, fomentando conexiones neuronales beneficiosas mediante estímulos positivos y experiencias enriquecedoras.

“Estimular la mente con actividades diversas, ya sea aprendiendo un idioma, tocando un instrumento musical o practicando un deporte. Este enfoque activo hacia el crecimiento no solo ejercita tu cerebro, sino que también promueve la creación de nuevas vías neuronales que respaldan el bienestar emocional y cognitivo”, asegura la especialista en habilidades blandas, IE y herramientas de coaching. 

 

La plasticidad cerebral también se beneficia de la nutrición adecuada. Asegurarse de incluir alimentos ricos en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y otros nutrientes esenciales en la dieta para mantener tu cerebro saludable y receptivo a los cambios positivos. Este tipo de alimentación se convierte en un "hackeo" nutricional, proporcionando los elementos esenciales que potencian la salud cerebral y contribuyen a la formación de nuevas conexiones neuronales.

Al integrar conscientemente estos elementos al estilo de vida, se está avanzando en el  "hackeo" del cerebro de manera positiva, aprovechando su capacidad innata de adaptación para promover un bienestar duradero. Iniciando este proceso de "hackeo" cerebral y podemos descubrir todo el potencial transformador que reside en nuestra mente.

Estrategias para integrar la Inteligencia Emocional y la neuroplasticidad

  • Meditación y mindfulness: La meditación no solo fomenta la autoconciencia y la auto-regulación emocional, sino que también fortalece la plasticidad cerebral. 

  • Práctica de la empatía: Desarrollar la empatía mejora las relaciones interpersonales y nutre la inteligencia emocional. Escuchar activamente a los demás contribuye al crecimiento de nuevas conexiones neuronales. 

  • Aprendizaje continuo: Mantén tu mente activa a través del aprendizaje constante. Ya sea tomando cursos, leyendo libros o explorando nuevas disciplinas, el cerebro se beneficia de la exposición a estímulos cognitivos diversos. Establece metas de aprendizaje a corto y largo plazo.

  • Ejercicio regular: La actividad física no solo mejora el estado de ánimo a través de la liberación de endorfinas, sino que también promueve la neurogénesis, el proceso de creación de nuevas neuronas. 

  • Alimentación saludable: Nutre tu cerebro con una dieta equilibrada que incluya alimentos ricos en vitaminas y minerales esenciales para la función cerebral óptima. Explora recetas y opciones que sean beneficiosas para la salud cerebral.

La sinfonía de pensamiento, emoción y acción hacia el bienestar emocional

En el proceso de "hackear" la mente para lograr un mayor bienestar, es esencial entender y trabajar con el ciclo interconectado de pensamiento, emoción y comportamiento. Al enfocarnos en estas tres dimensiones, podemos transformar la experiencia cotidiana y cultivar un estado mental positivo.

1. Pensamiento: Reinterpretando la narrativa

Los pensamientos son la base de nuestras experiencias emocionales y conductuales. La manera en que interpretamos situaciones influye directamente en nuestras emociones y acciones subsiguientes. Para hackear esta etapa:

Práctica de la Atención Plena (Mindfulness): Observa tus pensamientos sin juzgar. La conciencia plena te permite reconocer patrones de pensamiento negativos y cambiarlos hacia enfoques más positivos.
Reformulación positiva: Desafía los pensamientos automáticos negativos y cámbialos por afirmaciones positivas. Transformar la perspectiva puede tener un impacto directo en tus emociones y comportamientos.
Exploración creativa: Encuentra nuevas maneras de ver las situaciones. Abrazar la creatividad en la reinterpretación puede ampliar tu perspectiva y generar cambios significativos.

2. Emoción: Gestión y comprensión

Las emociones son respuestas automáticas a nuestros pensamientos y experiencias. "Hackear" esta etapa implica gestionar las emociones de manera efectiva para promover el bienestar:

Autoconciencia emocional: Identifica y comprende tus emociones. La práctica de la autoconciencia te permite conectar con tus sentimientos y entender sus raíces.
Regulación emocional: Desarrolla estrategias para gestionar tus emociones. La meditación, la respiración consciente y el arte de la desconexión temporal son herramientas poderosas.

Canalización creativa: Utiliza expresiones artísticas o escritura para dar salida a tus emociones. La creatividad puede servir como un canal poderoso para comprender y procesar tus sentimientos.

3. Comportamiento: Acciones conscientes

Los comportamientos son la manifestación visible de nuestros pensamientos y emociones. "Hackear" esta etapa implica tomar acciones conscientes para crear un cambio positivo:

  • Establecimiento de objetivos: Define metas realistas y específicas. Establecer objetivos claros te proporciona una dirección y un propósito, influenciando tus elecciones de comportamiento.

  • Reforzamiento positivo: Celebra tus logros, por pequeños que sean. El refuerzo positivo fortalece las conexiones neuronales asociadas con comportamientos positivos.

  • Integración de nuevos hábitos: Identifica hábitos que respalden tu bienestar y trabaja en su incorporación gradual. La consistencia en comportamientos saludables fortalecerá la resiliencia emocional.

 

Al aplicar este ciclo de hackeo en la vida diaria, puedes cultivar una mentalidad más positiva y fomentar el bienestar emocional. Recuerda que estos elementos están interconectados: tus pensamientos influyen en tus emociones, tus emociones impactan tus comportamientos y tus comportamientos, a su vez, afectan tus pensamientos. Al trabajar de manera consciente en cada etapa, estarás dando pasos significativos hacia una mente más equilibrada y saludable. 

 

Experta consultada: Verónica Dobronich, cofundadora de Gimnasio de emociones. Experta en capacitaciones en habilidades blandas, IE y herramientas de coaching,

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Terapia con gatos: ¿sí o no para personas con autismo?

Terapia con gatos: ¿sí o no para personas con autismo?


por Laura Gambale
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.