Newsletter
Newsletter
 • Sexo

Limpieza energética sexual: esta terapia te va a ayudar a desbloquear los chakras

¿Sabías que nos quedamos con la energía de nuestros compañeros sexuales por un tiempo? Esta terapia basada en meditaciones ayuda a desbloquear los chakras.


Cómo es la terapia que te va a ayudar a desbloquear tus chakras.

Cómo es la terapia que te va a ayudar a desbloquear tus chakras. - Créditos: Anahi Bangueses Tomsig



La energía sexual la vivenciamos todo el tiempo en nuestro cuerpo, ya sea cuando está muy activa o cuando la sentimos un poco “bloqueada”. En esta nota nos metemos de lleno en esta última opción: ¿sabías que si sentís que tu energía sexual no fluye puede ser que necesites una limpieza? Te contamos de qué se trata esta terapia a base de meditaciones conscientes. 

El sexo, un intercambio energético

La energía sexual –también llamada kundalini– se aloja en nuestro segundo chakra, que está ubicado dos dedos por debajo del ombligo, tanto en personas con pene como con vulva. A lo largo de nuestra vida vamos compartiendo nuestra energía con las personas más allegadas, especialmente con las que mantenemos relaciones sexuales, intercambiando la energía. Y en ese intercambio, indefectiblemente nos quedamos con parte de la energía de la otra persona, seamos conscientes de ello o no. De manera tal que comienza a ser parte de nuestro sistema energético, influenciando nuestra forma de funcionar en todo el sistema de chakras. Por eso, es importante tomar consciencia de con quién compartimos la energía, ya sea un encuentro sexual de una sola vez o una relación durante años. Porque la energía de la otra persona la tomamos y la hacemos propia.

¿Dónde se almacena esa energía?

Queda en nuestro sacro (nuestro segundo chakra). ¿Y durante cuánto tiempo? Esto va a depender de cómo gestiona cada uno su polaridad. Porque esa acumulación de energías externas y propias es una sumatoria de experiencias vividas en esta vida, en vidas anteriores (para quienes creen en la reencarnación) y del inconsciente colectivo de la sociedad en donde nacemos y donde vivimos, si es que es diferente.

¿Cómo ver si estamos bloqueadas?

A veces, pasa que este almacenaje de energías hace que no siempre fluya naturalmente y en esos casos se comienzan a generar “bloqueos energéticos”, no solo en el chakra sacro, sino en los demás también, ya que están dentro del mismo sistema. Una forma concreta de darnos cuenta de los bloqueos es observarnos. En primer lugar, desde lo físico, si aparece alguna enfermedad o sintomatología en los genitales.

Otra forma clara para prevenir quedarnos con energía no deseada o perjudicial es aprender a estar 100% presentes en cada encuentro sexual y ser fieles y coherentes con nuestro propio sentir, deteniéndonos cuando no nos sentimos cómodas, charlando con nuestros compañeros y marcando límites sanos, deseos y necesidades de cada uno. Otra forma es una observación más sutil, por ejemplo, si sentís que te cuesta manifestar abundancia material o si, por lo contrario, tendés a acumular objetos. También podés identificar si te estás relacionando con los otros desde el apego emocional, si hay frustraciones sexuales o traumas con respecto al cuerpo, entre otros.

¿Cómo se hace la limpieza?

La terapia sacrouterina es una terapia de varias sesiones en la que se va trabajando en reconocer, conectar y aprender a gestionar la energía sexual de manera consciente y sagrada. Dentro de este proceso, hay una herramienta clave: la limpieza energética sexual, que se hace a través de una meditación consciente en la que se alquimiza la información densa que pudo haber quedado alojada en el cuerpo. Se realiza en movimiento, y cada persona es quien mueve su propia energía siguiendo la guía de una voz y de la música. Se puede realizar de forma grupal o individual y se hace junto con una preparación y un acompañamiento terapéutico posterior. “Recomiendo ser guiada al principio por una terapeuta que acompañe la dinámica de manera sagrada, hasta que una sea capaz de practicarla en soledad”, apunta nuestra experta. En esta meditación, se moviliza la energía kundalini (energía sexual), convirtiéndola en medicina y logrando así que las memorias, dolores, creencias limitantes y apegos se limpien de manera amorosa, haciendo espacio y dejando una sensación de conexión, liviandad y plenitud.

¿Cuáles son los beneficios?

Los beneficios se sienten ese mismo día y posteriormente también, creando una nueva versión más despejada del ser, con cambios en el vínculo con vos misma y con el entorno. Es para cualquier momento de la vida, pero hay varios momentos clave: si recién terminaste una relación, si querés cambiar la dinámica de una relación actual para mejorarla y al comenzar una nueva. ¿Hay que repetirla cada tanto? La frecuencia depende del proceso personal de cada una. Pero cada sanación lleva luego un tiempo de decantación y asimilación, y hay que darle espacio para que ese movimiento se estabilice. 

Un miniejercicio para conectarte

1. Tomate un momento de soledad e introspección y sentate con las caderas bien apoyadas en el suelo. Enfocá tu presencia en la respiración, para relajar el cuerpo y la mente. 

2. Llevá tu atención al vientre visualizando tu energía sexual y, con intención, llevá la energía de la inspiración a esa zona para activarla. De esta forma, vas a poder conectarte con cómo te sentís en ese momento, pudiendo repetir la meditación en distintos momentos del ciclo (el ciclo femenino se corresponde con el ciclo lunar).

3. Si querés hacerlo de manera guiada, está disponible en el ciclo “Cita con una misma” en Erotique Pink (@erotique.pink). Cuesta $4500.

 

Experta consultada: Cristina Keppler. Terapeuta holística, maestra de reiki y registros akáshicos. @cris.kep.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Autoplacer: ¿cuáles son las mejores formas para masturbarte, sola o en pareja?

Autoplacer: ¿cuáles son las mejores formas para masturbarte, sola o en pareja?


por Laura Gambale
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.