Newsletter
Newsletter
 • MI CUERPO

Menstruación: la importancia de llevar un registro diario del ciclo menstrual

Te proponemos un diario que nos permita obtener información para conocer mejor nuestro cuerpo y saber si algo merece atención.


¿Por qué se recomienda llevar un diario con notas sobre el ciclo menstrual?

¿Por qué se recomienda llevar un diario con notas sobre el ciclo menstrual? - Créditos: Getty



La microbióloga cordobesa María Cecilia Belgoff insiste en que las mujeres podemos ser más poderosas si nos conocemos mejor. Habla de autoconocimiento e información. La buena noticia es que a ambas las tenemos al alcance de nuestras manos. Solo hay que aprender un ejercicio cotidiano que nos va a hacer la vida más plena.

¿De qué se trata esta habilidad que necesitamos? Ella nos propone llevar un diario de nuestro ciclo menstrual. Es decir, un registro detallado de ese ciclo que es una expresión única de nuestro cuerpo, de sus funciones reproductivas, de sus rasgos emocionales. Se trata de “un registro exacto y cuidadoso”, tal como nos pide, para reconocer nuestro estado de salud, monitorearlo, aumentar la consciencia de nosotras mismas, además de ser una guía para evitar o lograr un embarazo.

Llevar este diario también nos permite registrar los momentos de estrés o enfermedad que pueden afectar al desarrollo de nuestro ciclo, ya sea, por exceso de trabajo, alguna infección, mala alimentación, uso de ciertos medicamentos, consumo excesivo de alcohol, viajes o crisis emocionales.

¿Sabés cuántos días dura tu ciclo? ¿Tenés registro de tus fluidos? ¿Cómo cambia tu humor? ¿Cuántos días sangrás? ¿Cuánta sangre? ¿De qué color es? ¿Te duele? ¿Los primeros días o en cualquier parte del ciclo? ¿Tenés sangrado entre las menstruaciones? ¿Qué días y cuántos días? ¿Ovulás? ¿Cuánto dura tu fase lútea? ¿Identificás tus ciclos no ovulatorios? Son algunas de las preguntas que Cecilia nos propone a modo de ejemplo.

Un diario del ciclo menstrual

Si realmente queremos mejorar la relación con nuestro ciclo menstrual lo primero que tenemos que hacer es conocerlo… y muy bien.

El primer paso para tener mayor consciencia y conexión con nuestro propio ciclo es, como dijimos, llevar un diario. Sí, un diario como cuando eras chiquita. “Me sorprende cuánta sabiduría teníamos de niñas y cómo fuimos olvidando lo que ya habíamos aprendido”, dice Cecilia. “Mi consejo es que, desde la primera menstruación, vayamos registrando este diario, así puede ser usado como autoconocimiento y como salud preventiva a través de los años”. Este diario, de alguna manera, tiene que reflejar lo que va pasando en nuestro día a día.

Paso a paso

  • El diario comienza con nuestro primer día de sangrado. Si tuviste unas gotitas, eso no se considera el primer día. Es con el sangrado. De ahí en adelante empezamos a anotar día tras día distintos aspectos de nuestra vida.

    Estas son las cosas que deberíamos anotar y que son importantes registrar (pero cada una puede anotar todo lo que necesite). ¿Cuántas horas dormimos? ¿Tuvimos energía, buen humor, nos sentimos en abundancia? ¿Cuánta sangre tuvimos ese día (leve, media o abundante)? ¿Tuvimos relaciones sexuales (con o sin protección)? ¿Tuvimos algún dolor o molestia en alguna parte de tu cuerpo? ¿Hubo alguna relación estresante o charla difícil? ¿Cómo nos alimentamos e hidratamos en el día? ¿Qué actividades realizamos: lectura, ejercicio, salida con amistades, trabajo?

  • El segundo consejo que nos da la microbióloga es añadirle un método de observación científica, para así registrar marcadores biológicos. Por ejemplo, la calidad del fluido cervical, la temperatura basal corporal, los cambios en el cuello del útero, la sensación. “Este aprendizaje te permite identificar el momento exacto del ciclo en el que nos encontramos y poder analizar en profundidad cómo fue ese ciclo en particular”, dice.

  • La manera en que se desarrollan los ciclos menstruales está basada en patrones normales de la fisiología humana. Nuestro ciclo se desarrolla dentro de estos patrones básicos, pero los diarios de nuestro ciclo serán la expresión única de nuestro cuerpo y sus funciones reproductivas. Por eso es tan importante registrar y aprender a leerlo.  

¿Para qué sirve el método?

  • Desarrollar autoconocimiento por literacidad corporal (es el autoconocimiento que se alcanza al aprender a observar, registrar e interpretar nuestro ciclo menstrual).

  • Entender qué está pasando en tu cuerpo.

  • Como método preventivo de salud.

  • Saber si tu ciclo fue ovulatorio o no.

  • Como método de anticoncepción.

  • Como registro de fertilidad, si estás buscando un embarazo.

  • Saber si estás teniendo fases pre y postovulatorias adecuadas.

  • Conocer si los niveles hormonales son adecuados.

  • Ver si se repiten estados de ánimo a lo largo de los ciclos y entender su naturaleza.

  • Tomar consciencia si estás anímicamente en el lugar que es para vos.

  • Tomar decisiones que construyan la vida que querés.

  • Entender cuándo buscar ayuda si es que la necesitás.

  • Poder sentir y transitar tus emociones, para comunicarlas y mejorar tus relaciones.

  • Mejorar tu entorno de una manera holística.

  • Lograr concretar los hábitos que deseás incorporar.

  • Diseñar tus próximos ciclos.

En definitiva, nos dice Cecilia, nos sirve para contestar a las preguntas más importantes de nuestra vida: ¿estamos saludables? ¿nos sentimos bien? ¿estamos siendo felices? ¿estamos donde queremos estar? ¿qué debemos soltar? ¿nos sentimos plenas? ¿somos quienes queremos ser?

La propuesta es empezar ahora.

 

Para más información: María Cecilia Belgoff. IG: @cecibelgoff

Amores

Cuatro notas para entrar en el mundo de las relaciones.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Tres plantas medicinales para la hipertensión, según la ciencia

Tres plantas medicinales para la hipertensión, según la ciencia


por Laura Gambale

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.