Newsletter
Newsletter

De qué se trata el Trastorno Obsesivo Compulsivo que sufre David Beckham

Hablamos con una especialista quien nos explica en detalle de qué se trata este trastorno y por qué empezamos a escuchar -cada vez más- sobre él.


Cómo reconocer el trastorno obsesivo compulsivo.

Cómo reconocer el trastorno obsesivo compulsivo. - Créditos: Getty



En estos días fue noticia a raíz de un avance de la nueva serie sobre el exfutbolista, que David Beckham tenía un TOC cuando todavía jugaba de manera profesional, el cual se agudiza con el paso del tiempo. Desde el Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA) quieren ampliar este concepto del Trastorno Obsesivo Compulsivo para alertar a quienes lo sufren y ayudar a su tratamiento.

¿Cómo saber si estamos ante un trastorno compulsivo? ¿Cómo entender si una amiga a familiar lo tiene? Te acercamos algunas pautas de la mano de una especialista en el tema.

 

La psicóloga María Fernández Castaño explica: "Las obsesiones son ideas, pensamientos, impulsos o imágenes de carácter persistente que se imponen en la conciencia de modo intrusivo provocando ansiedad y malestar significativo. La persona que las padece las considera inadecuadas, no las puede controlar ni detener voluntariamente y no encajan con el tipo de pensamiento que esperaría tener". 

La experta señala que las compulsiones son comportamientos (lavarse las manos, comprobar si la llave del gas quedó cerrada) o actos mentales (contar, repetir una frase) que se realizan con la finalidad de contrarrestar la ansiedad y el malestar que causan las ideas obsesivas.

Lo cierto es que muchas veces la persona queda empantanada por tener que hacer más acciones para combatir la obsesión y emplea cada vez más tiempo en esa batalla que inunda su vida diaria. "Por ejemplo, alguien siente temor de contagiarse y, para combatir los gérmenes, tiene que lavarse las manos con más frecuencia, limpiar las superficies, no tocar ciertas cosas, etc, Lleva a cabo más medidas de protección que, si bien producen un alivio momentáneo, fracasan en el intento de frenar la ansiedad. El trastorno obsesivo compulsivo puede ir ganando terreno y resultar limitante. Al emplear cada vez más tiempo en estas maniobras termina llegando tarde o no pudiendo cumplir con sus actividades". 

Los temas más habituales de las ideas obsesivas son:

- La contaminación (miedo a enfermar, a gérmenes)

- Preocupación por el orden, la simetría

Dudas repetitivas (si se cerró bien la puerta de calle al salir, si se dejó algo encendido que pueda provocar un incendio)

- Impulsos de carácter agresivo u horroroso hacia sí mismo o hacia otros (miedo a autoagredirse, temor a insultar o a decir una palabra obscena)

- Pensamientos prohibidos o no deseados sobre sexo y religión.

Las compulsiones suelen estar vinculadas a la limpieza y/o lavado de manos excesivo, el ordenar con rigurosidad y de acuerdo a un patrón particular, la verificación repetida de acciones (cerrar la puerta con llave, apagar el horno, cerrar la llave de gas, etc), y contar compulsivamente.

Cómo saber si lo tengo

Todos podemos tener alguna idea o ritual obsesivo, por ejemplo, pensar una palabra al pasar debajo de un puente, tener que contar los escalones de una escalera o realizar el mismo orden de acciones antes de dormir a la manera de un ritual.

"Estamos frente a un trastorno obsesivo cuando las ideas y compulsiones resultan excesivas y provocan un malestar significativo, cuando la obsesión interfiere en la vida de la persona y le dificulta o impide llevar adelante sus actividades", señala la psicóloga. "Se producen inhibiciones del pensamiento y de la acción. Si estas compulsiones generan padecimiento estamos en el campo de la psicopatología. En general, comienza en la adolescencia o en adultos jóvenes, pero también puede surgir en la niñez". 

La especialista explicita que las causas del trastorno pueden explicarse por la combinación de factores hereditarios y factores emocionales ligados a experiencias infantiles, muchas veces, de carácter traumático y a la historia familiar de la persona.

Trastorno obsesivo compulsivo: por qué se autocastigan

La teoría psicoanalítica explica el mecanismo psicológico de las obsesiones. "Habría un afecto desplazado sobre la idea obsesiva que está alejada del conflicto original de la cual proviene dicho afecto y que ha quedado reprimido, es decir, inconsciente para el sujeto que sufre esta afección", explica Fernández Castaño.

"Los deseos agresivos que movieron al sujeto en el pasado no son reconocidos por él. Tiene que “limpiar” hasta el cansancio aquello que a nivel inconciente “ensucia” su buena reputación. Surge allí la necesidad de castigo, que lo lleva a acciones desesperadas en la batalla obsesiva. Muchas veces, se avergüenza de la irracionalidad de sus maniobras y trata de ocultar lo que le sucede. El espacio terapéutico le permite poner en palabras el calvario que atraviesa."

Red flags que nos pueden indicar que nuestro familiar o amigo está atravesado por este trastorno

  • ​​​​​​Si alguien dedica mucho tiempo, al menos una hora por día, a estos pensamientos o comportamientos y esto interfiere en su vida social y/o laboral.

  • Si se lava las manos con excesiva frecuencia o tiene dañada la piel por el uso desmedido del jabón.

  • Si observamos que alguien tiene dificultades para llegar a horario debido a las acciones que realiza antes de salir de la casa.

  • Si una persona lee o estudia muchas horas, pero no se concentra y no puede retener los contenidos es posible que las ideas obsesivas interfieran en su actividad intelectual.

  • Si con frecuencia deja de lado disfrutar de otros planes para priorizar el orden y la limpieza como actividades que se impone a sí mismo.

Tratamiento para el Trastorno Obsesivo Compulsivo

Para su tratamiento, desde el Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA), aconsejan someter al paciente a la Terapia Cognitivo Conductual de Tercera Ola o Tercera Generación.

Se trata de una innovadora terapia cognitivo conductual, que, a diferencia de otras terapias, se aboca a modificar comportamientos y pensamientos. Está orientada hacia el presente, se investiga el funcionamiento actual.

El énfasis de la TCC está puesto más en el “Qué tengo que hacer para cambiar” que en el “Por qué”. Muchas veces, el explorar expresamente y conocer cuáles son los motivos de lo que nos ocurre no alcanza a brindar una solución y no es suficiente para producir un cambio.

Expertos consultados:

-Lic. María Fernández Castaño, Psicóloga. 

-Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA)

 ​​​​​

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Los tres hábitos que te acercan a la felicidad según un experto de Harvard

Los tres hábitos que te acercan a la felicidad según un experto de Harvard


por Laura Gambale

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.