Newsletter
Newsletter

¿Cuál es la diferencia entre APLV e intolerancia a la lactosa?

A tu bebé le diagnosticaron APLV o alergia a la proteína de la leche de vaca. Al de tu amiga, intolerancia a la lactosa. Si bien suenan similar, te contamos cuáles son sus diferencias y por qué preocupan a las madres por igual.


¿Cuál es la diferencia entre APLV y la intolerancia a la lactosa?

¿Cuál es la diferencia entre APLV y la intolerancia a la lactosa? - Créditos: Getty



A pesar de compartir algunos síntomas, la alergia a la proteína de la leche de vaca también conocida como APLV y la intolerancia a la lactosa son dos afecciones distintas que preocupan de igual manera a las familias. 

Charlamos con Martina Murmis, nutricionista en Nestlé para Argentina, Uruguay y Paraguay, quien nos explica la principal diferencia de estas afecciones tan frecuente en los bebés y en la primera infancia. 

"La principal diferencia es que son reacciones a distintos nutrientes que contiene la leche. La leche, en su composición, aporta carbohidratos (azúcar, mayormente lactosa), proteínas y grasas, entre otros nutrientes. Por eso, la APLV es una reacción exagerada del sistema inmunitario ante una o más proteínas de la leche de vaca. En el caso de la intolerancia a la lactosa, la reacción ocurre por la imposibilidad de digerir la lactosa, es decir, el azúcar natural de la leche", explica.

Cómo reconocer los síntomas en mi bebé

Los síntomas aparecen luego de consumir leche, sus derivados y alimentos preparados con leche: yogures, postrecitos, quesos, ciertas galletitas, panificados, etc. Y una vez diagnosticadas, suponen modificaciones en las compras del súper, en las comidas familiares, en la dieta de la madre (si el bebé es lactante) y hasta en los cumpleañito, cuando son más grandes.  

"La APLV suele manifestarse en niños pequeños menores de 1 año y suele superarse con el tiempo. En cambio, la intolerancia a la lactosa suele manifestarse más adelante y puede o no resolverse. También hay personas que sienten malestar luego del consumo de leche, pero no tienen un diagnóstico específico". 

 

Para obtener un diagnóstico, es importante siempre consultar con un profesional de la salud que hará las pruebas pertinentes e indicará las pautas alimentarias adecuadas. "El diagnóstico suele confirmarse luego de observar si los síntomas desaparecen al eliminar los posibles alimentos de la dieta", señala Murmis. 

Para las personas con intolerancia a la lactosa, "los lácteos 0% lactosa o deslactosado son una excelente opción para poder seguir disfrutando de consumir leche y obtener todos los beneficios nutricionales que aporta para todas las edades". 

Los tratamientos para la APLV y la intolerancia

Cada tratamiento es diferente, porque cada niño es diferente. La mayor recomendación para los padres es que "frente a la sospecha de alguna intolerancia o alergia alimentaria, es importante consultar con un profesional de la salud, dado que el tratamiento es personalizado". 

De acuerdo a la especialista, en el caso de la intolerancia a la lactosa, "existen múltiples productos 0% lactosa que pueden consumirse ayudando a una fácil digestión y permiten mantener el consumo recomendado de lácteos aprovechando todos los beneficios nutricionales que aportan como proteínas, calcio, fósforo y vitaminas".

Especialista consultadaMartina Murmis, Nutricionista Corporativa en Nestlé para Argentina, Uruguay y Paraguay, (M.N. 7453). 

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

El lado B de la lactancia: 7 de cada 10 madres se sienten juzgadas por sus decisiones de crianza

El lado B de la lactancia: 7 de cada 10 madres se sienten juzgadas por sus decisiones de crianza


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.