Newsletter
Newsletter

15 consejos de Mía Astral para sobrellevar el dolor tras una ruptura amorosa

En el libro de las relaciones, una guía para amar sin enloquecer en el intento, Mía Astral dedica un apartado con recomendaciones para sobrevivir a rupturas amorosas. 15 claves para tener en cuenta.


Mía Astral y su guía para rupturas amorosas.

Mía Astral y su guía para rupturas amorosas. - Créditos: Archivo OHLALÁ!



Mía Astral en El libro de las relaciones, una guía para sobrevivir a las rupturas amorosas (Planeta), cuenta que este libro le llevó un proceso largo de trabajo. Dice también que toma conceptos, ideas que le surgieron de múltiples lugares, desde Sex and the City a la espiritualidad, su profesión.

María Pineda, conocida como Mía Astral, es una astróloga con casi 3 millones de seguidores en Instagram (@mia_astral). Tiene formación en yoga y meditación.

En uno de los capítulos de este libro que te compartimos, se enfoca en las rupturas amorosas. Da una especie de guía de 15 consejos a seguir.

15 consejos de Mía Astral ante una ruptura amorosa

Mía Astral y su guía para rupturas amorosas.

Mía Astral y su guía para rupturas amorosas. - Créditos: Archivo OHLALÁ!

  1. 1

    Acepta la situación y medita para poder asumirla desde un punto de equilibrio. Ni mejor ni peor de lo que es. Es una pérdida y nos hace sentir la ruptura no sólo de una relación, sino también de una continuidad y una cotidianidad, de sueños y planes.

  2. 2

    Observa si tienes rencor. Usualmente hay emociones mezcladas, pero el rencor es una señal de que estás muy apegada a tu posición en la situación o a la actitud del ego de "¿por qué a mí?", lo que hace muy difícil la aceptación. Muchas veces la rabia es la única manera de no enfrentar que algo en realidad se acabó, porque "aún quedan cuentas pendientes", pero mira, no.

    Explico: si en tu mente aún quedan asuntos sin resolver porque él o ella te debe algo -real o emocionalmente hablando-, estás creando un vínculo y un "está por verse", que te deja a ti sola en la situación. Eso que está pendiente se convierte en una cadena que te une de manera emocional al otro, y es sólo un mecanismo de defensa contra el dolor de enfrentar la realidad.

  3. 3

    Converzalo con un especialista o una persona objetiva. Debes ventilar lo que tienes adentro. Y no, tu grupo de amigas es lo máximo, pero es como un ciego ayudando a otro ciego a cruzar la calle. Te van a decir lo que quieres escuchar, y tú más bien tienes que jabrir los ojos.

  4. 4

    Date un masaje. El cuerpo acumula las emociones. Si fue una ruptura de pareja, estabas acostumbrada al roce, a sentir a la otra persona. No te digo que vayas a enamorarte de la o el masajista pero necesitas esa estimulación y muchos abrazos de tu familia y seres queridos.

  5. 5

    Ponte nuevas metas. Es natural que cuando terminamos una relación queramos hacer mejoras en nuestra vida. La mayoría de las personas se compromete a obtener una promoción en el trabajo o a mejorar su cuerpo físico. De hecho, es algo que algunos libros te recomendarían, pero creo que estamos más despiertos que eso. Ponerte metas es genial, pero si se encuentran asociadas al ego están destinadas a demostrarle algo a alguien (él o ella), lo que crea un vínculo con la persona que ya no está. Te la pasarás pendiente de que vea tu nuevo carro, tu nuevo cuerpo, tu nuevo color de cabello, sin hacer esto realmente por ti.

    Claro que me parece motivador ir por la promoción o por el cuerpo que quieres, pero empieza sin pretensión o satisfacción al ego. Comienza por metas que alimenten tu alma. Inicia el proyecto personal que tanto querías o métete a clases de yoga o meditación. Poco a poco empezarás a darte cuenta de que con cada clase estás más en calma y más cerca de lograr una postura en la que antes te sentías incómoda porque quizá estabas sensible y vulnerable.

  6. 6

    Haz playlists. La música es muy poderosa y nos ayuda a poner en palabras lo que no sabemos sacar de adentro. Haz uno para soltar lo que sientes. No te quedes enganchado al playlist del despecho. Date el chance, cántalo, pero suéltalo. Haz otro para motivarte en las mañanas, otro para motivarte a trabajar, y que no falte uno de mantras y cuencos tibetanos.

    Quiero compartir una anécdota: Para que te rías y entiendas más allá de "te prometo que funciona"; estaba hablando con mis amigas del caso de Fabiola. Ella terminó una relación larga y acto seguido se fue un mes a India. Veíamos las fotos e, incrédulas, no entendíamos cómo estaba tan tranquila después de semejante terminada. Luego, yo terminé una relación y empecé a ir a clases de kundalini yoga de dos horas y media con música de mantras. Los repetíamos sin cesar.

    Cuando empecé no tenía idea de nada de lo que estaba diciendo, pero me los aprendí y seguí asistiendo, y empecé a darme cuenta de que en esas dos horas al día no había cabida en mi mente para pensar en el ex. No había manera, por más de que tratara, de no centrarme en la vibración y los mantras. Al salir sentía una gran diferencia: que al menos en esas dos horas de las 24 del día podía respirar. Les conté a mis amigas: "yo sí creo en la felicidad de Fabiola". En verdad puede ser o no ser, porque cada quien ve el mundo a través de lo que es, pero yo pensaba que sí era posible porque ella estaba meditando a diario y además en un ambiente completamente nuevo. Si a mí me servía hacerlo sin cambiar de ambiente, imagino que a ella mucho más.

  7. 7

    Muévete en nuevos ambientes. Cada vez que yo pasaba por un momento difícil me encerraba en el baño y me acostaba en el piso por horas. Desde chiquita, cuando por primera vez mi mamá me dijo que no podía viajar a verme, lo hice, y se convirtió en un lugar seguro donde podía llorar y nadie me vería. Incluso grande lo seguía haciendo, aun cuando vivía sola o en pareja y él no estaba en casa. La última vez que pasé por una ruptura, en vez de encerrarme me fui de viaje. No fui para huir, fui para abrirme y moverme en un lugar donde me sentía segura porque estaba lejos de la rutina, de los recuerdos y de él. Me fui a conocer la ciudad sola. La contemplación de la playa era mi nuevo lugar seguro. De este viaje me encantaba que había una diferencia horaria considerable, y que de nada valía preguntarme qué estaría haciendo él. Me sentía en otro mundo. A lo mejor tú no puedes viajar, pero puedes explorar tu ciudad con otros ojos. No hagas lo mismo que siempre haces cuando te sientes mal. Sé valiente por ti.

  8. 8

    Cambia la rutina de la mañana. Busca una meditación guiada, mejor si esta se enfoca en dejar ir. Apenas te despiertes sientate en la cama y escuchala con los ojos cerrados.

  9. 9

    No te conviertas en el o la ex stolker. En esta era digital es tiípico que te despiertes y revises sus redes a ver si en la mitad de la noche -cuando igual tú no pegaste un ojo- él o ella se sacó la lotería y se casó de manera relámpago con alguien. Revisas todo mil veces hasta caer en cuenta de que no pasó gran cosa. Aunque esto se vuelve un hábito, puedes cambiarlo. Al menos empieza proponiéndote revisar sus redes después de las diez de la mañana. Te lo digo sin problema porque sé que rápidamente, máximo dos semanas después, te vas a dar cuenta de que tu día empieza bien y cuando te pones a revisarlo te sientes mal, y ¿quién quiere sentirse mal mucho tiempo? Me pasó rapidísimo, prefería mantenerme Up que estar poniéndome en situaciones de hueco en el estómago. Recuerda además que las redes son construcciones convenientes de la realidad. Él o ella va a mostrar lo que quiera y cuando quiera. Te enterarás de lo que te tengas que enterar cuando toque. Nada haces rebuscando. Absolutamente nada.

  10. 10

    Sácalo de tus conversaciones. Dile a tus amistades que ya estuvo bueno de hablar sobre lo que pasó. En mi caso, mis amigas eran (son) amigas del ex. Un día, una amiga de entrenamiento que tengo -que superó la ruptura más fea que he escuchado en la vida- me dijo: "si quieres superarlo de verdad, dile a tus amigas que no te hablen más de él".

    Él no ayudaba, llamaba de vez en cuando a mi mejor amiga. Al inicio me gustaba saber qué le decía, pero un día le dije: "Chloe, me hablas de él si le pasó algo realmente malo o si se va a casar mañana, del resto, no quiero saber nada en absoluto". Chloe nunca más me habló de él, hasta que le sucedió algo en verdad malo.

    Igual, seguía pasando que cuando salíamos las cuatro amigas a comer al estilo Sex and the City, cada una hablaba del chico con el que estaba saliendo, y una de las otras hablaba de Él. Y no tardé mucho en decirles, "a lo Miranda": "¿hasta cuándo vamos a gastar una, dos o tres horas hablando de lo que ellos quieren, ellos hacen, etcétera? Por amor a Yeezus, hablemos de los proyectos, de los viajes que queremos hacer y más". No me fui de la mesa como Miranda, pero sí empecé a cambiar las conversaciones. Hasta empecé a llevarme revistas como Entrepreneur Magazine para mostrarles artículos sobre el tema y que ya no le diéramos tantas vueltas a lo mismo. De más está decir que nos sirvió a todas.

  11. 11

    Recuerda que el tiempo cura las heridas. Jennifer Aniston lo logró: como sabes, Jennifer fue la esposa de Brad Pitt, y su ruptura fue humillante y muy pública. No tenemos las cremas de Jenny, ni dormimos en Tupperware para no envejecer jamás, pero ríete por favor, y date cuenta de que hasta las relaciones más largas y más fuertes también terminan. Con los días, semanas, meses, incluso se te olvidan las cosas. Hace unos meses me tocó dejarle un archivo a El Extranjero, con quien viví ocho años, y se me olvidó el número de apartamento. Me reí y me di cuenta de que en realidad uno supera hasta lo que cree insuperable.

  12. 12

    Recuerda que un clavo no saca otro clavo. Conseguirte un nuevo Juan o una nueva Elena tan pronto cortas no sólo no funciona, sino que cuando pares en algún momento, incluso meses después, saldrá el luto del ex a la luz para que lo trabajes.

    Tómate el tiempo que necesites, y aunque la distracción es parte del proceso, enfócate en hacer una limpieza de tu casa, haz voluntariado, viaja, toma clases. No te obligues o te armes ilusiones con el corazón necesitando aún curitas. Vas a saber cuándo estés lista. Vas a volver a reírte. Vas a volver a ver a alguien con unas ganas increíbles. Vas a dedicarle canciones divertidas y a descubrir cosas nuevas mientras se conocen. Vas a volver a amar en grande. Te lo juro.

  13. 13

    No uses a Mercurio o Venus retrógrado como una esperanza para que tu ex vuelva. No uses herramientas de crecimiento personal para mantener la esperanza. Y no lo digo al estilo Saturno pesimista. Tú cuida de ti, haz tu vida. Atiéndete muy bien. Igual, si se encuentran más adelante, tenías que soltarlo antes para poder cambiar de perspectiva. Si no sueltas primero no te impulsarás a cambiar, y vas a estar pendiente de todo lo que el otro hace. Hasta un like que él o ella le haga en redes a una persona random te lo vas a tomar personal.

    Entiende que así como tú estás viviendo la ruptura, él o ella, también. Todo lo que hacemos después de terminar es la manera como creemos (a veces sin ser conscientes) que vamos a sentirnos bien. A menos de que la relación se termine sin amor, todo lo que tú y el otro hacen es una forma de volver a casa.

  14. 14

    Aprende. Uno aprende más fuera de la relación que en la relación. O, mejor dicho, hay lecciones que sólo se pueden tomar cuando estamos en pareja, pero otras que sólo se aprenden estando solteros y añorando una relación. Ahora, después de la ruptura, es cuando absorberás más información de tus libros, meditaciones y audios, cuando más te preguntarás quién eres y qué quieres. Esto es valiosísimo.

  15. 15

    Cuida de ti. En estos momentos es cuando más debes cuidarte. No pierdas el sueño por alguien que se durmió. Duerme tus horas, come mejor que nunca, llévate a hacer actividades buenas para ti. El mal cuidado sólo hace el proceso más difícil. ¿Por qué te lo harías más complicado? Aprecia este periodo de recuperación y consiéntete alimentando bien tu mente y tu alma. ¡Ámate más!

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Qué es el cushioning, una tendencia en citas que genera polémica

Qué es el cushioning, una tendencia en citas que genera polémica


por Laura Gambale
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.