Newsletter
Newsletter
 • Sexo

Sex toy: ¿alguna vez pensaste en jugar videojuegos con tu vagina?

En los últimos años la industria de los juguetes sexuales y de los videojuegos empezaron a trabajar juntas. ¿El resultado? Un sex toy que se conecta con un jueguito y te ayuda a fortalecer tu suelo pélvico.


Cómo funcionan los juguetes sexuales gamificados

Cómo funcionan los juguetes sexuales gamificados - Créditos: Perifit



¿Alguna vez pensaste en jugar videojuegos con tu vagina? No solo es posible sino que, incluso, es saludable. En los últimos años, la industria de los juguetes sexuales, en colaboración con la de los videojuegos, ha desarrollado una serie de modelos que te permiten contar con tecnología similar a la utilizada por los fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico para trabajar tu tonicidad muscular desde la tranquilidad de tu casa. Estos nuevos juguetes hacen que entrenar tu zona íntima sea mucho más divertido que limitarse a hacer ejercicios Kegel a solas o dedicarte a sostener bolas chinas dentro de tu cuerpo.

Se trata de juguetes que se introducen en la vagina y se sincronizan, mediante Bluetooth, a videojuegos especialmente diseñados para hacerte ejercitar de la forma en que lo haría un profesional, es decir, midiendo tus resultados en tiempo real. Estos juegos exigen que contraigas o relajes tus músculos pélvicos con cierta intensidad, ciertos ritmos y patrones para ir desarrollando fuerza, elasticidad y tonicidad. Podés realizarlos acostada, sentada o de pie, según te indique el software.

Diversión al alcance de la pelvis

Los modelos funcionan así: el dispositivo que se introduce en tu cuerpo viene con dos sensores que rastrean la fuerza y la duración de tus apretones. El juguete además, trae también indicaciones para descargar una app en tu celular que te permitirá jugar videojuegos con diferentes niveles de dificultad. Hay múltiples programas para elegir según tu objetivo que puede ser el fortalecimiento de tus músculos posparto, la prevención de la incontinencia, el mejoramiento del placer sexual o una simple rutina de entrenamiento cotidiano.

Los entrenadores más famosos

Uno de los entrenadores pélvicos más famosos es el Perifit, un juguete creado por una start up francesa destinada al diseño de tecnología relacionada a la salud femenina. El Perifit viene con una app encantadora en la que hay que ayudar a volar a un pajarito. El pájaro debe llegar a ramas o tocar objetivos en el cielo y solo lo conseguirá cuando hagas la fuerza necesaria o seas capaz de seguir, con tu suelo pélvico, el ritmo que el videojuego te propone. Otros entrenadores pélvicos como el GBalls2 vienen con instrucciones habladas en múltiples idiomas. Esto te permite contar con tu propio personal trainer íntimo que establecerá objetivos diarios, semanales y mensuales y te mostrará tus resultados.

Cuando jugar es necesario

La creación de estos juguetes no se trata de una excentricidad y mucho menos de un morbo: es un asunto lisa y llanamente de salud. Las estadísticas demuestran que son realmente necesarios. Cada año, cientos de miles de mujeres se enfrentan a los desafíos de tener que entrenar su suelo pélvico por diversas razones que las hicieron perder tonicidad, como partos naturales, cuestiones hormonales, intervenciones quirúrgicas y la falta de colágeno que provoca la menopausia. En ese momento, la mayoría de nosotras descubrimos que sabemos poco y nada de nuestro suelo pélvico.

Aunque estamos acostumbradas a referirnos a la tonicidad muscular desde un enfoque estético, el estado de nuestros músculos es una parte muy importante de la salud por algo que rara vez pensamos: forman parte del tejido que contiene nuestros órganos. Los órganos pueden perder espacio para su funcionamiento correcto e incluso, descender en su posición dentro de nuestro cuerpo por la fuerza de la gravedad y un tejido incapaz de contenerlos en el lugar que les corresponde.

El cuidado de la pelvis

Es bastante usual que, con la pérdida de tonicidad del suelo pélvico, los órganos contenidos en esa zona (el útero, la vejiga o el recto) caigan o presionen otros y esto cree algunas dificultades como la incontinencia urinaria, sensación de pesadez de abdomen, problemas para hacer pis o incluso prolapsos, que se diagnostican cuando algún órgano ya está desplazado y muchas veces requiere intervención quirúrgica.

Si bien es cierto que muchas mujeres sufren de esta falta de tonicidad, es importante aclarar que esto no les sucede a todas. De hecho, otras tantas tienen problemas de exceso de tonicidad en el área pélvica, especialmente las que realizan mucho ejercicio o ejercicio de impacto. Si andás con molestias y querés saber cuál es tu caso siempre es mejor consultar a un especialista que te indicará el tratamiento y con un poco de suerte, tal vez un videojuego así de divertido.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Por qué tenemos menos sexo?

¿Por qué tenemos menos sexo?


por Denise Tempone
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.