Newsletter
Newsletter
 • Sexo

Sexo después de un infarto: claves para una vida sexual plena tras un evento cardiovascular

¿Es común que los pacientes experimenten cambios en su vida sexual luego de un infarto? ¿Cuándo es seguro retomar la actividad sexual después de un episodio así? Hablamos con el cardiólogo Mario Boskis para que nos dé las claves.


¿Cuándo retomar el sexo después de un infarto?

¿Cuándo retomar el sexo después de un infarto? - Créditos: Getty



¿Es común que los pacientes experimenten cambios en su vida sexual luego de un infarto? ¿Cuándo es seguro retomar la actividad sexual? ¿Es importante que los pacientes consulten con un sexólogo o terapeuta si están experimentando dificultades para retomar su vida sexual? ¿Hay alguna diferencia en las recomendaciones para hombres y mujeres?

Algunas de estas preguntas surgen cuando alguien tiene un infarto. El médico cardiólogo Mario Boskis señala: "Es común que los pacientes y sus parejas experimenten dudas y temores al querer retomar su vida sexual luego de un evento cardíaco. Es por eso que es importante abordarlo con información clara, precisa y confiable".

 

Según recuerda, la actividad sexual es un componente importante que hace a una buena calidad de vida. Sin embargo, muchas personas tienen temor a que al volver a tener relaciones se puedan desencadenar síntomas como palpitaciones o angina de pecho. "Hay pacientes que incluso presentan cuadros de ansiedad y depresión ante la idea, muchas veces infundada, de que volver a retomar una vida sexual plena pueda gatillar un nuevo Infarto de Miocardio o hasta una Muerte Súbita", refiere el médico. "Muchas veces, estos sentimientos no se externalizan, lo que genera hasta disfunción sexual".

 

De modo que se vuelve un tema complejo que hay que abordar con el paciente e, idealmente, con la pareja para evacuar dudas y temores que compliquen más la situación.

Sexo y actividad cardiovascular: qué dice la ciencia

Según explica el profesional, los estudios iniciales en la década del 50’ llevados a cabo por los sexólogos Masters y Johnson arrojaron mucha información sobre la anatomía y fisiología de la respuesta sexual humana. Sin embargo, en los últimos años, nueva evidencia permitió que se pueda estudiar en situaciones menos estructuradas, con dispositivos domiciliarios, qué sucedía fisiológicamente durante el acto sexual con el sistema cardiovascular.

"Se determinó que, durante el acto sexual, incluido el orgasmo, se  podía subir la frecuencia cardiaca y la presión arterial a valores cercanos a lo que podrían ser una actividad física similar a caminar en una cinta a 6k/h", comenta el médico. "Estudios posteriores publicados en la década del 90’ determinaron que el riesgo absoluto de desencadenar un infarto luego de la actividad sexual es extremadamente bajo, aun en pacientes con antecedentes coronarios, siempre y cuando el cuadro esté controlado".

 

Es por eso que, cuando el paciente entra en un plan de rehabilitación cardiovascular, se debe estratificar su riesgo, esto es, establecer, según sus antecedentes, su estado físico actual, su edad y síntomas o ausencia de ellos, un protocolo de estudio que muchas veces implica una Ergometría o un Ecos Stress para intentar detectar si existe isquemia residual, síntomas inducidos por el esfuerzo y la real capacidad funcional cardiovascular.

 

A partir de ahi, surgen las recomendaciones de cómo, cuándo y cuánto y la prescripción que siempre debe ser personalizada, ya que pueden variar de acuerdo al sexo/género, la edad y los antecedentes previos. "También es muy importante tener en cuenta que ciertos medicamentos  pueden alterar la calidad de la erección, por lo que muchas veces es necesario la consulta con un sexólogo que evaluará la necesidad de tratamiento farmacológico adicional para mejorar la calidad del acto sexual", suma el especialista. "Es importante brindar la confianza necesaria para que puedan retomar una vida sexual plena y saludable después de un evento cardíaco", concluye Boskis.

¿Tuviste un infarto? 5 consejos antes de retomar la actividad sexual:

 

-Consultar siempre sus dudas o temores con el profesional acerca de posibles riesgos que pueda sufrir.
-Si su médico lo autorizó es importante que previamente haya practicado algo de actividad física, para ver qué le dice su cuerpo.
-Consulte si los medicamentos que le prescribieron pueden influir en la esfera sexual.
-Consulte si usted sería candidato a poder tomar medicamentos tales como el sildenafil o derivados.
-Hable con su pareja acerca de los miedos o temores que pueda tener y juntos evacuen dudas acerca de qué puede ser riesgoso para ambos en esta nueva etapa.

Mario Boskis (MN 74002) Cardiólogo. Comunicador en temas de salud. Miembro Titular de la Sociedad Argentina de Cardiología (MTSAC). Coordinador de los consejos científicos de la SAC.  Director General del Instituto Cardiovascular San Isidro (ICSI) del Sanatorio Las Lomas en Buenos Aires y del Grupo Cardiológico Boskis.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Por qué tenemos menos sexo?

¿Por qué tenemos menos sexo?


por Denise Tempone
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.