• HISTORIAS

Ashley Graham habló sobre cómo sentirse segura de una misma es una tarea cotidiana: “El autoamor viene en olas”

Hablamos en exclusiva con la modelo y activista Ashley Graham sobre la representación en el mundo de la moda y de cómo el autoamor es una tarea cotidiana.




“La activista resplandeciente en un sofá, con una armadura esculpida, que mira a la cámara como si la desafiara”. Así fue retratada Ashley Graham por la fotógrafa australiana Emma Summerton para el Calendario Pirelli 2023. Fue en el contexto de la presentación de la 49a edición de The Cal que entrevistamos a la modelo norteamericana conocida por su potente mensaje body positive. “Durante muchos años, mi marca personal, mi negocio, era mi cuerpo. Por suerte, con el tiempo mi marca soy yo y mi contexto, con todo lo que tengo para decir”, nos contaba Ashley en la charla que tuvimos, y su afirmación se convierte casi en un manifiesto del nuevo calendario. Es que el Calendario Pirelli, que desde 1964 retrata el espíritu de una industria (la más glamorosa del planeta), este año hace foco en la mujer como musa inspiradora. Y ya no se trata de mujeres objeto que inspiran suspiros. Desde hace tiempo, pero cada vez más, las modelos son abanderadas de distintas causas. Tienen mucho para decir y queremos escucharlas.

Ashley nos esperó ya cansada, después de una larga jornada de entrevistas, sin los zapatos, pies en alto sobre otro silloncito, picando unos snacks y dispuesta a hacer de esta entrevista una verdadera charla entre amigas. “Estás en una”, le digo en cuanto entro. Se rió y me invitó a sentarme cerca como si nos conociéramos de toda la vida. EMPATÍA. Esa es la mejor palabra para definir a esta mujer que desde sus redes intenta demostrarnos que somos todas iguales, con las mismas preocupaciones e inseguridades.

Ashley Graham es una de las modelos elegidas por Pirelli.

Ashley Graham es una de las modelos elegidas por Pirelli.

Imagino lo inspiradora que sos para tantas niñas y mujeres del mundo, ¿qué mensaje tenés para las argentinas? 

El mensaje que intento transmitir siempre, no solo con palabras, sino también con hechos, con posteos, es que estén cómodas con quiénes son, con cómo se ven, que estén cómodas con sus cuerpos. Y que no hay una sola concepción de la belleza, la belleza viene del interior. Aunque sé que no alcanza con decirlo, se necesita más y más representación.

¿Qué significa para vos ser parte de The Cal?

Es súper importante. Es un hito en la carrera de una modelo, estaba en mi bucket list, obvio. Además, es importantísimo el mensaje de inclusión, de representación en general que tiene. Ser “la activista” dentro de los personajes del calendario. Para mí es un honor porque me da la posibilidad de hablar de que cada uno tiene derecho de ser y sentirse hermoso. Las 14 modelos fuimos elegidas porque somos muy diferentes y todos deberían poder encontrar representación y confianza viendo estas fotos. 

¿Siempre estuviste tan segura de vos misma? 

No siempre fui tan segura. Todo empieza por casa, siempre. Diciendo o no diciendo, mostrando con el ejemplo. Mi mamá y mi papá nunca se miraron a un espejo y dijeron “estoy fea” o “estoy gordo” o “quiero cambiar lo que sea de cómo me veo”. Si yo hubiese vivido en una casa en la que se escucharan esos comentarios, seguro hubiese sido diferente. Entonces, de verdad, estoy segura de que en mi caso empezó por casa, donde se preocuparon por construir mi confianza. Yo soy la mayor de tres hermanas mujeres, así que imaginate, mi papá decía que nuestro hogar era “la casa de las hormonas”, y es cierto que las tres éramos muy sensibles y fue muy importante que nuestros padres hayan prestado especial atención a lo que nos decían. Ser criada en una casa en la que nuestros cuerpos eran parte de nuestra fortaleza fue fundamental. Pero mientras yo crecía, no había referentes en los medios con los que me sintiera identificada, no había estrellas que mostraran orgullosas su celulitis o sus estrías. Yo no la tuve a Adele. Estaban JLo o Marilyn Monroe, pero siempre impecables...

¿Cómo era la industria de la moda cuando empezaste a modelar?

Recuerdo que empecé a modelar a los 12 en una industria en la que desde el primer momento se me etiquetó como “plus size” y eso, en algún punto, generó un complejo. Yo no lo veía así antes, pero una vez que empecé a modelar encontraba a fotógrafos retocando mis fotos, a maquilladoras pintándome con aerógrafo. Veía sistemáticamente cómo manipulaban mi cuerpo con programas de computadora y me hacían sentir una mierda. Te hacen sentir que no sos digna, ni siquiera, de estar en la industria en la que te han llamado para estar. Observé, aguanté, procesé mucho. A los 17 o 18 años le dije a mi mamá: “No puedo hacerlo más, no puedo seguir en Nueva York, me vuelvo a Nebraska”. Y ella me dijo: “Tu cuerpo algún día cambiará la vida de alguien. Tenés que seguir”. Mi madre es profética porque verdaderamente fue así. Ya sea que modele desnuda o que modele vestida, ahora existe la representación de un cuerpo más grande que no había estado ahí antes y eso es lo más importante.

¿Sentís que hoy hay más representación? 

Necesitamos aún más. Yo tuve que volver a ver mi charla TED y mis afirmaciones de autoamor después de tener a mis hijos. Vi mi cuerpo bajo una luz diferente y creo que la confianza viene en olas. El autoamor viene en olas: hay días en que te sentís increíble y días en los que te sentís una mierda. No tiene que ver solo con lo físico, hay mucho de lo mental y emocional. De lo que me di cuenta, y es difícil de decir y de vivir, es de que si estás constantemente mirando a las personas que te rodean, comparándote con los demás en las redes, tu confianza será baja porque estás deseando algo que no tenés, algo que no sos. Lo que cada una tiene es perfecto, es grandioso, y tenemos que estar orgullosas de lo que somos. 

Hablabas de tu posparto. Fuiste mamá hace poco, ¡y de gemelos!  

Sí, los gemelos tienen 10 meses y yo me sigo preguntando dónde quedó mi cuerpo. De verdad: ¿dónde estás?, ¿volverás alguna vez a mí? Todavía me miro al espejo desnuda y no me reconozco, pero cuando pienso que este cuerpo pujó a dos niños al mundo hace menos de un año... Creé y cargué a mellizos que nacieron con más de 3 kilos cada uno. Mi cuerpo pudo hacer cosas tan maravillosas... Eso me empodera. Siento que nada es imposible. 

¿Qué otra cosa aprendiste de la maternidad? 

Ser mamá es la felicidad de vivir cada día con estos bebitos inocentes que dependen ciento por ciento de mí y la responsabilidad que eso trae. Cómo darle forma a su mundo para que, por un lado, mantengan esa inocencia hermosa, pero que, a su vez, se conviertan en hombres fuertes y amables. Porque yo tengo tres varones y esa es la batalla de cada día, cómo educarlos y darles el ejemplo para que adquieran los valores correctos. 

“Durante muchos años, mi marca personal, mi negocio, era mi cuerpo. Por suerte, con el tiempo mi marca soy yo y mi contexto, con todo lo que tengo para decir”.

“Durante muchos años, mi marca personal, mi negocio, era mi cuerpo. Por suerte, con el tiempo mi marca soy yo y mi contexto, con todo lo que tengo para decir”.

Estás criando varones feministas.

Obvio, sí. Varones que respeten y amen a las mujeres, obviamente. 

¿Qué rol juegan las redes en tu misión? 

Bueno, han sido un hito en mi carrera. A partir de las redes empecé a pensarme como una activista. Creo que fui activista dentro de la industria de la moda por mucho tiempo, pero una vez que las redes sociales empezaron a cobrar protagonismo, este activismo se hizo más fuerte. Es que ahora yo tengo control sobre mis imágenes y eso me da voz. Las redes me dieron el coraje para comenzar un cambio desde adentro de la industria.

¿Las redes le hicieron bien a la industria de la moda en general? 

Nos ayudaron a entender de manera masiva que todas las imágenes que vemos están manipuladas en algún punto. Es raro. Las redes son tan geniales y tan malas a la vez. Estar ahí es como comer helado todo el día. Es riquísimo, y podés probar todos los sabores, pero al final del día te sentís horrible porque estuviste todo el día comiendo azúcar... Yo siento que mi misión dentro de las redes es mostrar el lado más real de las supermodelos, dar otra perspectiva. 

¿Hablás con tu marido de qué mostrar de sus vidas?  

Al principio, él me decía que no lo mostrara a él o me hacía algún comentario de que alguna foto le parecía “demasiado sexy”, pero después entendió que las redes sociales hoy son como una carta de presentación. O sea, si me querés conocer, andá a mi Instagram. Vas a tener una visión bastante completa de lo que soy. Y Justin es una parte fundamental de mi vida. Él confió en mí desde siempre. Cuando estábamos recién casados, yo solo hacía catálogos, hacía buena plata, pero trabajaba mucho menos. Me acuerdo de él volviendo a casa y encontrarme tirada en el sillón mirando Amas de casa desesperadas en la misma posición en que me había dejado en la mañana. Un día, mientras cenábamos, me preguntó: “¿Vos qué querés para tu vida? ¿Qué estás haciendo con tu vida?”. Y yo al principio un poco me enojé, tipo, ¿me está juzgando? Y él me dijo: “Vos sos más que esto, sos mejor, vos podés generar un cambio en el mundo”. Nunca voy a olvidarme de ese momento. Poder compartir la vida con alguien que confía en vos y te alienta de esa manera, con alguien que sabés que va a empujarte en la dirección correcta..., no podés pedir más. La decisión más importante en la vida es elegir con quién vas a compartir tu día a día. 
 

Contanos de Justin, ¿qué hace él?

Es cinematógrafo, se encarga de todas las cuestiones técnicas acerca de la imagen en cine. Está lanzando su primera película para Netflix, que se llama Is That Black Enough For You? (“¿Es lo bastante negro para vos?”). Es un documental sobre la evolución del cine afroamericano y su impacto en la actualidad. Ese es mi hombre, mi compañero. Creo que debería tener una cuenta de Instagram para mostrar cómo deberían tratarnos los varones.

Entonces, tu mamá y tu pareja fueron pilares fundamentales en tu carrera. ¿Qué otros referentes te influenciaron? 

Miro mucho a Kathy Ireland. Ella siempre me inspiró mucho, cómo se construyó como marca personal. Ella me hizo ver eso. 

¿Qué opinión tenés sobre la necesidad de que se implemente una curva de talles más inclusiva? 

Es un círculo vicioso. El diseñador no hace ropa de talles grandes o no sabe cómo hacerla, en las escuelas de diseño la moldería sigue siendo de talles pequeños. Pueden hacer una muestra y pueden subir una o dos modelos a la pasarela, pero no saben trasladar esa curva a algo más masivo, no llega a las clientas. Vos lo ves en una campaña o en una de las pasadas del desfile y creés que hay más representación, pero no es así. Muchos diseñadores dicen que no pueden hacerlo porque no tienen la infraestructura, la plata o los clientes que lo consuman. Y los compradores de las grandes tiendas no los compran porque creen que no habrá clientes que vayan a comprar talles grandes, pero lo cierto es que las chicas con talles grandes ya ni entran a las tiendas de diseño porque se cansaron de que no haya talles para ellas, y entonces, ¿quién va a parar esta rueda? 

¿Cómo se hace? ¿Te desmotiva en algún punto? 

Creo que nuestro camino es seguir peleando para que cada vez haya más y más representación. Tengo 35 años y modelo desde que tenía 12 y vengo diciendo esto desde entonces; es cierto que ha mejorado, pero la industria de la moda todavía no cambió, siguen pasando las mismas cosas. Yo me hice un poco más conocida a los 22 años. Me consideraron demasiado sexy para estar en un comercial de lencería de Lane Bryant. Y entonces me llamaban de todas las revistas, estuve en todos los circuitos de noticias. Y a mí me gustaba. Yo sentía que estaba logrando que un talle 16 empezara a ser sexy. Y me preguntaban mucho si la inclusión y la representación de talles plus size era una moda, y yo tipo: “No, mi cuerpo no es una moda”. Pasaron 13 años y todavía me siguen preguntando las mismas cosas y yo sigo sosteniendo el mismo discurso. Nada cambió. ¿Y qué vamos a hacer con esto? Eso me pregunto todo el tiempo: ¿qué puedo hacer yo? Decirle que sí al Calendario Pirelli, a los desfiles de moda más importantes a los que se me convoca, sentarme a la mesa en los eventos más exclusivos de la industria. Representar, estar ahí. Y seguir fiel a mi mensaje. Porque lo que quiero transmitirles a todos es la importancia de amar y aceptar nuestros cuerpos. No importan las marcas, la ropa, no importa la industria. Lo único que verdaderamente vale sos vos. Vos sos lo más importante en esta historia

Ashley Graham durante la presentación del Calendario Pirelli.

Ashley Graham durante la presentación del Calendario Pirelli.

Calendario Pirelli

Ashley, retratada para el Calendario Pirelli 2023

Ashley, retratada para el Calendario Pirelli 2023

En su versión 2023, reúne 28 instantáneas de 14 modelos retratadas por Emma Summerton con su clásico estilo onírico. Las modelos están elegidas cuidadosamente para representar a cada una de las musas que inspiraron a la fotógrafa a lo largo de su historia. Y no solamente las representan en el set, sino que también encarnan esa pasión en su día a día. Así, Ashley Graham, reconocida por su lucha por la inclusión de cuerpos diversos, representa a la activista; Sasha Pivovarova, que ha exhibido sus pinturas en París y Nueva York, encarna a la pintora; Guinevere Van Seenus, que, además de supermodelo, es fotógrafa en la vida real, toma el rol de la fotógrafa; y Emily Ratajkowski, autora de My Body, representa a la escritora. 
“La idea de las musas inspiradoras llegó a mí rápidamente. En cuanto me llamaron para hacer las fotos para el calendario, pensé en responder la pregunta “¿qué mujeres me inspiraron a lo largo de mi vida?”. Primero pensé en los oficios que me inspiraron, en las luchas, en los activismos, y después pensé en quiénes podían representarlos”, repasó Emma Summerton en el evento de lanzamiento. La fotógrafa es la quinta mujer en fotografiar el calendario y su estilo empático y superfemenino se ve reflejado en cada una de las tomas. Cuando le preguntamos cuál es su superpoder como fotógrafa, respondió segura: “Ser abierta, trabajar en equipo y ser amable. Sobre todo eso, creo que mi superpoder es hacer sentir cómodo a quien retrato”. 
El nuevo calendario Pirelli no solo es inspirador, es el signo de una época en la que la empatía reina y la mujer es protagonista. Todas las modelos elegidas tienen un mensaje para enriquecer el diálogo; cada uno de los ejes inspiradores de Summerton abre una ventana emocional para debatir sobre minorías, sobre la mejor y la peor cara de la moda actual. Es, sobre todo, un retrato de época, y así lo describe el director ejecutivo de la firma, Marco Tronchetti Provera: “El sentido del Calendario Pirelli es crear emociones, es retratar la vibra de una época. Hoy somos todos fotógrafos con un celular en la mano, pero solo unos pocos logran despertar emociones. Esa es la belleza que tiene este calendario”. 

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

"Si esto le llega, ya soy feliz". La conmovedora historia de la estampita de Messi


por Mechi Bustos

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.