Newsletter
Newsletter
 • HISTORIAS

Betty García, pionera del fútbol femenino, recuerda el Mundial en que le ganaron 4 a 1 a Inglaterra

Jugó un Mundial con la Selección Argentina en 1971 y pocos lo recuerdan. Fueron 16 chicas que viajaron a México sin DT ni botines. Cómo fue el recorrido en tiempos en los que las mujeres no tenían espacio para patear al arco.


Betty y sus compañeras de equipo.

Betty y sus compañeras de equipo. - Créditos: Gentileza Betty García



El fútbol femenino hoy está en pleno crecimiento. El próximo Mundial Femenino de Fútbol 2023 (comienza el 20 de julio y se jugará en Australia/Nueva Zelanda) nos tiene a todos atentos y seguimos sus competiciones como nunca. Sin embargo, hay un grupo de mujeres que se encargaron de sembrar la semilla.

El primer Campeonato del Mundo de la historia argentina lo jugaron 16 chicas que viajaron a México sin DT y sin botines. Sí, así como lo leés. Fueron a defender los colores solo por amor al deporte, con viento en contra y sin el apoyo de nadie. Gloria Argentina García, más conocida como Betty García, fue parte de esa delegación, era la subcapitana de una Selección que supo plantarse frente a equipos fuertes y marcar su presencia. Su amor por la pelota comenzó desde muy chica. Le encantaba practicar cualquier deporte, pero más le gustaba jugar a la pelota con su hermano.

 

Su papá, un hombre que tenía una mente abierta para la época, la acompañaba, sin ningún problema. Pero, Betty recuerda que en esos tiempos no era fácil ser mujer y querer jugar al fútbol: “A muchas compañeras mías no las dejaban. Hoy veo que muchos papás o mamás llevan a sus hijas a las escuelitas y me da mucha alegría por todo el sacrificio que hicimos nosotras”.

En 1959, a sus 18 años, una amiga que jugaba en All Boys la invitó a sumarse. “Con ese equipo, todos los fines de semana íbamos a jugar a estadios de distintos lugares de la provincia. Eso fue sembrando la semilla del fútbol femenino, porque a medida que nosotras jugábamos iban surgiendo equipos. Nos veían y las chicas se animaban”, cuenta Betty. En ese momento, ningún club tenía equipo de mujeres, aunque algunos las dejaban practicar en sus canchas.

Un día de entrenamiento de la Selección de fútbol femenino, antes de viajar al Mundial México 71.

Un día de entrenamiento de la Selección de fútbol femenino, antes de viajar al Mundial México 71. - Créditos: Gentileza Betty García

El sueño de un Mundial

Argentina recibió la invitación de México para ir al Mundial y un hombre de apellido Harrington se ocupó de armar al plantel: iba a distintos equipos para llevar jugadoras a la Selección. 

Aunque se trataba de una competencia que no estaba avalada por FIFA, por eso no se la considera oficial, el Comité Organizador del evento se ocupaba de pagar todo: los viajes de las chicas y la estadía. La Unión Tranviarios Automotor (UTA) fue la única que las ayudó, regalándoles todos los equipos de la ropa deportiva para que fueran iguales. Parecía que todo había salido bien, pero resultó que, a la hora de volar, el director técnico tuvo problemas con los papeles y no pudo viajar.

“Llegamos a México sin entrenador y allá nos enteramos de que teníamos que jugar con botines, ¡nosotras nunca habíamos jugado con botines! El Comité nos compró pares para todas y tuvimos una semana, la anterior al primer partido, para practicar con ese calzado que nunca habíamos usado”, cuenta Betty y agrega: “Al equipo lo formábamos nosotras, porque no teníamos técnico, médico ni nada. Veíamos a otras delegaciones que tenían cuerpo técnico, masajistas, ¡todo! Y nosotras, nada”.

Betty y sus compañeras de equipo.

Betty y sus compañeras de equipo.

Sin embargo, después de ese primer encuentro contra México (fue una derrota 3-1), algunas cosas cambiaron. Un jugador argentino que estaba radicado allá, se ofreció a dirigirlas. Para enfrentar a Inglaterra, formaron igual que en el debut, y estaban obligadas a ganar para continuar en el Mundial. Ese partido lo ganaron 4 a 1.

“Los primeros 3 goles fueron con pase mío y goles de Elba Selva. Antes de terminar el primer tiempo se lesionó la número 2, Angélica Cardozo, que era la capitana. Yo era la subcapitana y, al salir ella, les dije a las chicas que iba a bajar de 2 para defender el arco y que no nos metieran goles. Fui la capitana en el segundo tiempo y ahí metimos el cuarto gol de penal”. Después perdieron con Dinamarca y con Italia, pero el sabor de aquella victoria no se la olvidarán jamás.

“Cuando volvimos a Argentina nadie nos esperaba, no había ningún periodista. Solo las que jugaban sabían quiénes éramos. Acá no se trasmitió ni se dio ninguna noticia de ese Mundial”, cuenta Betty. Pero, de alguna manera, el eco de esa actuación movió los cimientos en el país: a su regreso, Racing se convirtió en el primer club argentino en tener fútbol femenino. Al equipo lo llamaron La Academia, porque la AFA no permitía que se llamara simplemente Racing.

Betty García hoy es DT y sigue de cerca el recorrido de la selección femenina de fútbol.

Betty García hoy es DT y sigue de cerca el recorrido de la selección femenina de fútbol.

“Ni bien llegamos, Marta Soler, Delfina Cataño y yo, fuimos a jugar a La Academia. En 1978 se jugó un campeonato con 20 equipos en Excursionistas y salimos campeonas, ganamos el primer campeonato femenino. Yo soy fanática de Racing, de toda la vida, y para mí, después de estar en la Selección, haber jugado con el club de Avellaneda fue increíble”, explica.

El reconocimiento tardó bastante en llegar, el primero fue recién en 2017. Una exjugadora vio un cuadro con la foto de aquel tiempo y le llamó la atención que haya existido una Selección que jugó un Mundial y nadie habló. Se dedicó a buscar a todas las chicas y ahí comenzó a conocerse esa historia.

Las jugadoras, finalmente, fueron homenajeadas en Diputados, en Senadores y en el Estadio Ciudad de La Plata, entre otros. Además, el día que le ganaron a Inglaterra, que fue el 21 de agosto, lo decretaron, por ley, el día de la futbolista. Como diría Gustavo Cerati: tarda en llegar, pero al final, hay recompensa.

Hoy Betty García dirige al Norita Fútbol Club, y sigue de cerca a la actual Selección Femenina: “El último Mundial fuimos a Francia a ver a las chicas. Tienen buen equipo, lo único que falta acá es que le abran los estadios, que no jueguen en canchas auxiliares, porque después se les complica. En Europa juegan en canchas grandes y no tienen problema, pero acá si no se televisa las hacen jugar en las canchas chicas y no sirve, no es lo mismo. Además, les tienen que pagar más, para que se puedan dedicar al deporte y estudiar tranquilas”.

Con el camino ya marcado, el sueño que sigue persiguiendo Betty es que a las mujeres se les dé tanta importancia como a los varones: “No es para nada parejo. Y la profesionalización no está todavía, está semi profesionalizado, porque lo que ganan las pibas no les alcanza. Deberían apoyar más al fútbol femenino, incluidas entrenadoras, periodistas, árbitras… tenemos muy buenas profesionales, solo hay que dejarlas que avancen y ganen terreno”.

Para agendar: “Pasión de multitudes” se puede visitar en el Museo Histórico Nacional (Defensa 1600, CABA) hasta el 31 de agosto. Es una exposición sobre la historia del fútbol argentino desde sus inicios hasta hoy. IG: @Museo Histórico Nacional. Página web: museohistoriconacional.cultura.gob.ar.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Virginia Demo, la participante que entró a GH para derribar mitos y prejuicios

Virginia Demo, la participante que entró a GH para derribar mitos y prejuicios


por Cynthia Caccia
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.