Newsletter
Newsletter

Relaciones: esta es la principal cualidad del verdadero amor

Un experto en psicología revela ese condimento que no debe faltar en una relación de amor sólida.


Cuál es la principal cualidad que tiene que haber, para que exista el amor verdadero.

Cuál es la principal cualidad que tiene que haber, para que exista el amor verdadero. - Créditos: Getty



Hay un elemento fundamental para sostener un verdadero amor de pareja. El doctor en Psicología Flavio Calvo se refiere a la dignidad, que se relaciona con el hacerse valer como persona, algo que –según el experto- se aprende, se va formando en cada persona, y es uno de los elementos fundamentales para que realmente pueda existir un verdadero amor.

“La dignidad es ese límite que permite que seamos realmente amados, porque no existe amor si no hay dignidad”, sostiene. Se explaya y nos explica por qué.

¿Cómo se ve la dignidad en el amor?

Nos preguntamos, ¿cómo se ve la dignidad en el amor? Calvo responde que esto se ve claramente cuando el amor no es correspondido. Porque –reflexiona- el amor no es algo que haya que suplicar, o que haya que pasar pruebas para alcanzarlo o sostenerlo.

“Cuando el amor es sano y digno, no hay espacio para las víctimas, los martirios y las resignaciones. Se hace a un lado esa voz que nos dice que todo vale con tal de estar al lado del ser amado”, define, y así va desarrollando el tema de la dignidad.

Según sostiene, “alimentar la dignidad hace que uno se ame y que el otro pueda amar a quien realmente uno es”. Por el contrario, “cuando no existe la dignidad personal los sujetos se humillan y se rebajan para alcanzar esas migajas de cariño, que lo hacen sentir bien limitadamente, satisfechas por un momento, pero no saciadas”.

El experto reconoce que esto es fácil de decir, pero muchas veces en la práctica todo es más complejo. “Tener y sostener la dignidad no se logra quitándole dignidad al otro, sino que es un fino ejercicio de respeto que se sostiene en ambos sentidos, un ida y vuelta de respetar, sostener y cuidar a la pareja”, dice. “Cuando sostengo mi dignidad no soy víctima ni victimario, aunque toda pareja tiene sus vaivenes, se comparte el cuidarse a uno mismo cuidando al otro, en sus palabras y acciones”.

Para esto es necesaria una buena comunicación, tomarse el tiempo para reconocer errores propios y pedir perdón cuando algo escapó de las manos, sin que esto se convierta en ciclo que se repita, sino que más bien sea un espacio de crecimiento compartido.

¿Cómo saber si estamos llevando el amor con dignidad?

Lo primero que aclara el experto ante esta pregunta es: “Es importante reconocer que el amor no es una emoción, las emociones son simplemente reacciones químicas que se van con el tiempo, y el amor es mucho más que esto, conlleva decisión y trabajo”.

Se explaya para definir los vínculos amorosos y explica que en el amor reconozco que el otro no siempre es maravilloso y que yo tampoco lo soy, de modo que para crecer juntos se recomienda hablar de nuestras diferencias con el otro, conocer nuestros objetivos personales de vida, trabajar nuestras inseguridades, alejarnos del egoísmo y poder embarcarnos juntos en este camino día a día.

“Así es como el amor no solo se siente, sino que se puede ver y palpar en los actos que hacemos el uno por otro”, señala. O, por contraste: “Asumir que ya no queremos hacerlo, que no vemos ese amor en nosotros o en el otro y permitirnos tanto a nosotros como a los demás cerrar espacios con dignidad, sin quedar encerrados en algo que no prospera y que aprisiona”.

Cuidar la dignidad no es “soltar” ante el primer problema

Calvo precisa algunos conceptos. Cuidar la dignidad significa que, si algo no es mutuo, no es con respeto, no es único, se humilla, se degrada u obliga a tener que demostrar ser digno continuamente, ese no es el lugar, y es sano y necesario salir de ahí. Sea la relación que sea, y lleve el tiempo que lleve, y mucho más si hay hijos de por medio, ya que es la forma de enseñarles crecer en dignidad y no a convertirlos, inconscientemente, en los culpables de que una pareja que no vive con dignidad continúe junta.

“Estamos llevando el amor con dignidad cuando, por ese respeto que siento por mí mismo, entiendo que perdonar no es lo mismo que olvidar, ni permitir que una falta de respeto se repita continuamente; cuando entiendo que el amor no es ciego y que puedo ver qué acciones son las que hacemos el uno por el otro y las que dejamos de hacer; que amor no es la abnegación total, donde el bienestar del otro se sustenta a costas del mío”, enumera.

Es importante quitarnos los mandatos de encima cuando hablamos de parejas. Cada una elige el modelo que más le sienta, el que acuerde. Eso sí, la dignidad debe estar en todas: “Dignidad es respetarse en el acto de respetar al otro, de esta manera se construyen amores sanos”, concluye el psicólogo.

Experto consultado: Dr. Flavio Calvo (MN: 66869). Dr. en psicología, docente, tallerista y autor. En IG: @calvoflavio.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Estas son las 4 prácticas para profundizar el amor y la intimidad


por Ángela Márquez

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.