Newsletter
Newsletter
 • Historias

Keisha Thorpe fue elegida por la Unesco como la mejor docente del mundo

Conocé la historia de Keisha Thorpe, la docente que fue reconocida con el premio más prestigioso en educación por su dedicación dentro y fuera del aula.


Keisha Thorpe fue elegida como la mejor docente del mundo

Keisha Thorpe fue elegida como la mejor docente del mundo - Créditos: Florencia Cosin



Todos los años la Fundación Varkey junto con la Unesco premia con el Global Teacher Prize a los maestros que día a día lo dan todo para que sus estudiantes tengan un futuro mejor. La ganadora del año pasado fue Keisha Thorpe, docente que enseña inglés a chicos y chicas que, en su mayoría, emigraron a Estados Unidos sin hablar el idioma y sin tener recursos económicos suficientes.

La historia de sus alumnos no es muy distinta a la de Keisha, ella nació en Jamaica y gracias a una beca deportiva pudo formarse en una universidad americana. Esa ayuda cambió su vida y la inspiró a devolver a la comunidad lo que ella recibió. Hoy, además de ser docente, dirige la U.S. Elite International Track and Field, una fundación que le da la posibilidad de acceder a la educación superior a estudiantes-atletas que no pueden pagar sus estudios.

Te eligieron como la mejor docente del año, ¿qué significa este reconocimiento para vos?, ¿sentís que esto es un “antes y después” en tu carrera?

Significa mucho para mi. Es un orgullo para la comunidad afroamericana porque en Estados Unidos las personas que se ven como yo no tienen mucha representación en los niveles más altos. Al ser migrante también es muy inspirador para los chicos y chicas que tienen historias parecidas a la mía. Este premio les da esperanza, yo soy una reivindicación de que pueden alcanzar su sueño si trabajan duro.

En cuanto a si fue un antes y un después, sí, hasta cierto punto. Recuerdo haber ido a reuniones de la junta escolar y no tener voz, nadie me preguntaba por mi opinión ni escuchaban lo que tenía para decir. El premio me dio la oportunidad de hablar sobre inclusión, diversidad e igualdad en la educación con primeros ministros y presidentes. Por primera vez como maestra mi voz está siendo escuchada.

¿Por qué elegiste dedicarte a la enseñanza? ¿Cómo fue ese momento en tu vida que dijiste “Bueno, quiero ser docente?

Honestamente, no fue mi primera opción. Cuando era pequeña no teníamos muchos ingresos, y la docencia no es vista como un trabajo con el cual se puede salir de la pobreza. Te dicen que tenés que ser doctora, ingeniera, o alguna de esas profesiones glorificadas, es por eso que yo quería ser abogada. Mientras estudiaba pre-leyes en la universidad hice mentorías con chicos que vivían cerca de ahí. Ellos me recordaron mi pasado y las dificultades que tuve que tuve al crecer, eso disparó algo en mi y me motivó a querer enseñar. En ese momento supe que tenía que hacer la diferencia en sus vidas porque alguien había hecho eso por mi.

Cuando era pequeña no teníamos muchos ingresos, y la docencia no es vista como un trabajo con el cual se puede salir de la pobreza.

Keisha Thorpe

Me encantaría conocer cuáles crees que son hoy los mayores desafíos de la educación, ¿en dónde pensás que todavía hay mucho trabajo por delante?

Son tres: la equidad, la inclusividad y la tecnología. Estamos en un contexto globalizado en el que los alumnos viajan de un país a otro para estudiar y cumplir su sueño. Como sociedad y como docentes tenemos que ayudarlos para que accedan a la educación superior y que todas sus necesidades estén cubiertas. Por otro lado, la tecnología avanza tan rápido que es difícil seguirle el paso, tenemos que descubrir cómo estar a la altura de las necesidades tecnológicas de los estudiantes del siglo XXI.

Keisha Thorpe nació en Jamaica y luego migró a Estados Unidos.

Keisha Thorpe nació en Jamaica y luego migró a Estados Unidos. - Créditos: Florencia Cosin

Al momento de pararte frente a una clase, ¿qué sentís que es clave tener presente?

Yo abordo mis clases desde la empatía, eso me permite entender a cada uno de mis estudiantes como jugadores clave en mi clase, a no verlos en sus circunstancias sino más allá de ellas. Me ayuda a crear lazos y a conectar con ellos. La empatía me humaniza, me permite ser vulnerable y contarles mi pasado, porque todos compartimos historias de vida similares.

Ser docente es un trabajo súper desafiante, ¿en dónde encontrás tu inspiración, fuerza y ganas de seguir para adelante?

Siento que una vez que tomé la decisión de enseñar encontré mi propósito en la vida. Soy una persona muy espiritual que cree que Dios me marcó mi camino. Cuando aparecen desafíos no los siento como tales porque él siempre me da la fuerza que necesito para luchar por mis estudiantes. Aunque a veces el trabajo sea difícil siempre vuelvo a mi corazón y recuerdo por qué hago esto.

Siento que una vez que tomé la decisión de enseñar encontré mi propósito en la vida.

Keisha Thorpe

Migraste a Estados Unidos y enseñás inglés a alumnos para quienes ese no es su primer idioma y que –en general- vienen de familias de pocos recursos ¿Cómo es acompañarlos en el proceso de aprendizaje? ¿Tenés desafíos particulares?

Tengo muchísimo desafíos. Cuando llegan a Estados Unidos sienten que no pertenecen, lo cual ya de por sí es un reto. Muchos ni siquiera quieren ir al colegio porque tienen miedo de no poder asimilarse. Se ven a ellos mismos como diferentes porque piensan que así los ve la sociedad. Otro problema es la barrera idiomática. Un segundo idioma tarda siete años en aprenderse a nivel profesional y yo tengo que enseñarselos en tan solo cuatro años. A eso se le suma que algunos no tuvieron la mejor educación en sus países de origen, por eso cuando llegan a Estados Unidos están atrasados con los programas de estudio

Como docente tengo varias estrategias: crear una currícula que sea culturalmente relevante para ellos, traer recursos que los ayuden, asegurarme que entiendan lo que les enseño y que puedan aplicarlo a su día a día. Eso los motiva y los mantiene interesados. También trato de descubrir cómo involucrar a los padres y darles soporte adicional para que puedan tener éxito. 

La educación es la única cosa que puede romper el ciclo de la pobreza.

Keisha Thorpe

Con tu experiencia laboral, ¿Cuáles son las principales enseñanzas que tuviste en el aula y que, de alguna manera, llevas a tu día a día?

Generalmente empiezo mis clases con un mantra, ellos se ponen en parejas y enfrentados se dicen “sos hermoso” o “hoy va a ser un gran día”. Esos ejercicios me recuerdan decir cosas positivas sobre mi vida y así seguir motivada.

Mirando hacia el futuro, ¿Cuál crees que será el siguiente paso para vos? ¿Hay algo más que querés hacer?

Todavía hay una gran cantidad de estudiantes que no están bien atendidos, por eso en algún momento me gustaría abrir mi propia escuela. Antes de irme de este mundo quiero asegurarme de ser el cambio que sé que puedo ser para estos estudiantes que me recuerdan tanto a mi historia. Alguien me ayudó a mi, me gustaría hacer lo mismo por ellos. Por otro lado, también me gustaría expandir el alcance de mi fundación a nivel internacional. A diferencia de Argentina, muchos países no ofrecen títulos de grado gratuitos. Es importante que los que quieran acceder a los niveles superiores de educación puedan hacerlo.

Keisha tu trabajo es sumamente inspirador para todos, ¿Hay algún mensaje que te gustaría compartir con nuestras lectoras? ¿Algo que sentís de lo que todos podemos aprender o reflexionar?

Todos sabemos cómo la pandemia impactó la educación en todo el planeta, es nuestra obligación tomar acción. No podemos ver estas inequidades y no alzar la voz por los estudiantes. La educación es la única cosa que puede romper el ciclo de la pobreza

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Karina Gao nos cuenta su historia: de su llegada al país hasta cumplir su mayor sueño

Karina Gao nos cuenta su historia: de su llegada al país hasta cumplir su mayor sueño


por Agustina Vissani
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.