Newsletter
Newsletter

12 pequeñas cosas que significan mucho para tu hijo

Te acercamos varias ideas para compartir pequeñas grandes cosas con tus hijos. ¡Tomá nota!


Pequeñas cosas que podés hacer con tus hijos y que serán inolvidables.

Pequeñas cosas que podés hacer con tus hijos y que serán inolvidables. - Créditos: Getty



Todos queremos lo mejor para nuestros hijos y hacemos grandes esfuerzos por conseguirlo. Pero no resulta fácil con el estilo de vida actual, ya que muchas veces sentimos que no cumplimos con las expectativas laborales y personales y ese balance cuesta. Sentimos que corremos detrás de una zanahoria que nunca vamos a alcanzar.

En estos momentos es bueno recordar la premisa de “menos es más”. Y hacer memoria de lo felices que fuimos en la niñez con acciones muy simples, que no solemos tener en cuenta a la hora de criar a nuestros hijos.

Recuperar esa mirada infantil puede aliviar nuestra tarea como cuidadores, promover su desarrollo y hacerlos felices, al mismo tiempo.

Acá te damos varias ideas para compartir pequeñas grandes cosas con tus hijos. ¡Tomá nota!

Pequeñas cosas que les hacen bien a tus hijos.

Pequeñas cosas que les hacen bien a tus hijos. - Créditos: Getty

  1. 1

    Priorizá el tiempo compartido. Las demandas de la rutina diaria son muchas y a veces parece imposible cumplir con todo. Es importante recordar que el crecimiento de nuestros hijos no se detiene, y no podremos vivir dentro de algunos años lo que no vivimos hoy. Muchas tareas de la casa pueden esperar, ser delegadas o simplemente reorganizadas para que podamos estar con ellos, ahora.

  2. 2

    Compartí el tiempo con entusiasmo, con presencia plena. Ya sea que te involucres en uno de sus juegos o que salgas a dar un paseo, es importante que estés con tu mente enfocada en el momento presente, sin pensar en otra cosa más que lo que están haciendo juntos.

  3. 3

    Pasá tiempo a solas. Tener un momento de exclusividad, sin la presencia de hermanos o de otros familiares, permite conectar de otra manera. Puede ser una salida especial, programada cada semana, o algo que surja espontáneamente; pero que nunca falte ese espacio de a dos.

  4. 4

    Brindá un espacio de flexibilidad. Así como es importante que te permitas dejar en pausa todas las otras obligaciones de la vida diaria para compartir unos momentos juntos, también es fundamental que le permitas exceptuar algunas reglas de tanto en tanto, brindarse permisos. Sabemos que la disciplina es imprescindible para conseguir lo que queremos; pero también valoramos la capacidad de saber cuándo podemos correr ciertos límites.

  5. 5

    Fomentá el vínculo con el resto de la familia. Abuelos y tíos cumplen un rol insustituible. Por eso es bueno que ayudes a que puedan generar esa relación que tan bien le hará a tu hijo. Organizar reuniones familiares, celebrar los logros juntos y hacer videollamadas frecuentes cuando la distancia no permite compartir el espacio son acciones sencillas que suman a su desarrollo y felicidad.

  6. 6

    Promové su autonomía. Por no querer que se frustren o por desconocimiento de lo que son capaces de hacer, muchas veces hacemos cosas por ellos que bien podrían hacerlas solos. A veces, hay que hacer el esfuerzo de dejar que lo hagan por ellos mismos.

  7. 7

    Brindá disponibilidad para dialogar. Es tan necesario prestar interés en lo que nos cuentan como estar disponibles a que nos hagan preguntas. El diálogo no necesariamente tiene que ser planificado; nos puede encontrar en el lugar y momentos menos pensados. Un consejo: en los viajes en auto es bueno dejar la radio apagada, para que el silencio permita abrir un canal de comunicación (y lo mismo en casa, con la televisión).

  8. 8

    Escucharlo atentamente. Escuchar es mucho más que oír, ya que implica prestar atención tratando de descubrir nuevas miradas y puntos de vista. Somos responsables de enseñar a nuestros hijos a vivir en este mundo, pero eso no quiere decir que no podamos aprender de ellos. Todo lo contrario: tienen muchísimo para enseñarnos.

  9. 9

    Reconocé sus méritos. Tanto los escolares, los de las actividades extra escolares como los que ocurren dentro de casa. El reconocimiento no solo es justo, sino que lo incentiva a seguir aprendiendo y creciendo.

  10. 10

    Observá la imagen que proyectás de tu hijo. La forma en la que hablás con otras personas sobre tu hijo dice mucho sobre la percepción que tenés de él (y esto impacta positiva o negativamente en él). ¿Son expresiones positivas, o destacás los aspectos negativos? También es importante darle valor a sus producciones: usar esas manualidades que hicieron en la escuela, guardar sus dibujos y cartitas.

  11. 11

    Validá sus emociones. Nunca desestimes sus miedos o preocupaciones, así como sus intereses. Esto es importante para que sepa que puede contar con vos y aprenda a comunicar sus emociones y regularse.

  12. 12

    Que nunca falte una buena sorpresa. Esconder una cartita en la mochila o debajo de la almohada, proponer una salida en el momento menos pensado o cualquier otra propuesta que lo asombre seguramente va a ser algo que va a quedar en la memoria como uno de los mejores recuerdos (además de animarle el día y convencerlo de que el futuro nos depara buenas sorpresas).

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo mantener la conexión con tu papá en la edad adulta?

¿Cómo mantener la conexión con tu papá en la edad adulta?


por Lucila Cornejo
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.