Newsletter
Newsletter
 • Salud

Estas son las 3 máscaras caseras ideales para aumentar el colágeno de la piel

La ciencia asegura que a partir de los 25 años nuestro cuerpo comienza a reducir la producción natural de colágeno. Te contamos cómo hacer las mejores máscaras caseras para promover su fabricación.


Se estima que a partir de los 25 años el cuerpo comienza a producir menos colágeno

Se estima que a partir de los 25 años el cuerpo comienza a producir menos colágeno - Créditos: Getty



Se estima que a partir de los 25 años el cuerpo comienza a reducir la producción de colágeno y elastina, que son las proteínas responsables de mantener la elasticidad y la firmeza de la piel y de evitar que se formen arrugas. Se trata de un proceso lento que se acelera a partir de los 40. Por eso, además de mantener una dieta saludable para nuestro bienestar, conviene tomar nota de ciertas mascarillas que funcionan como remedios caseros que colaboran en la producción natural de estas sustancias.

En principio, la alimentación es la mejor forma de aumentar el colágeno. Algunos productos recomendados son el pescado, los huevos, las verduras y las carnes rojas, al igual que otros que contengan omega 3. Asimismo, entre otros sugeridos están: pollo, cítricos (naranjas y pomelos), frutos del bosque (frutillas, arándanos y moras), frutas tropicales (mango, kiwi, piña y melón), ajo, hojas verdes (espinaca, col rizada, acelgas, brócoli y demás verduras de ensalada) y tomates.

Pero además de lo que comemos, podemos colaborar en la producción de colágeno con mascarillas caseras eficaces que serán mucho más accesibles y efectivas que las cremas y sérums de alta calidad. Igualmente, siempre conviene consultar con un médico especialista.

La elastina y el colágeno son las proteínas responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel

La elastina y el colágeno son las proteínas responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel - Créditos: Getty

1. Máscara de miel y bicarbonato de sodio

Se trata de una máscara que se elabora con miel cruda y bicarbonato de sodio. La miel cruda se caracteriza por conservar todas sus propiedades antes de ser pasteurizada. Es oscura, tiene un sabor intenso y a menudo viene granulada.

Para hacer la mascarilla se deben mezclar dos cucharadas de bicarbonato de sodio y una de miel hasta obtener una pasta homogénea que se aplicará sobre la piel del rostro entre quince y diez minutos. Durante este tiempo, se masajea el producto para que sus beneficios hagan efecto. Luego, se enjuaga con agua tibia.

2. Máscara de escamas de pescado, leche, miel y bicarbonato de sodio

Las escamas del pescado son una gran fuente de omega 6, un ácido graso que ofrece abundantes cantidades de colágeno. Para elaborar una mascarilla se debe seguir este procedimiento: se disuelven 200 gramos de escamas de pescado en agua con una cucharada de bicarbonato de sodio. Se dejan reposar durante diez minutos y se enjuaga la mezcla con agua fresca. Luego, se cocina en una cacerola durante 45 minutos. Una vez terminado este paso, se licuan las escamas y se cuela el agua que será utilizada para la máscara.

Para aplicar sobre la cara, se mezclan dos cucharadas de este preparado con dos de leche y una de miel. La pasta se aplica durante unos diez minutos y se masajea para que las propiedades actúen con efectividad.

La miel, las escamas del pescado y las cáscaras de cebolla esconden tesoros de colágeno

La miel, las escamas del pescado y las cáscaras de cebolla esconden tesoros de colágeno - Créditos: Getty

3. Máscara de cebolla y aceites naturales

Investigaciones científicas han demostrado que la cáscara de la cebolla contiene el compuesto BZF, que funciona como antioxidante y antiinflamatorio, por lo que contribuye a la producción natural de colágeno.

Para realizar esta máscara se necesita una cucharada de cáscara de cebolla, 250 ml de agua, 150 ml de leche, una cucharada de almidón, otra de agua de rosas y de aceite de linaza, además de seis gotas de aceite de jazmín.

Primero, se hierven las cáscaras de cebolla. Cuando la mezcla esté fría, se pasa a un recipiente con un colador. Allí se mezcla con la leche. Luego, en una olla, colocar la cucharada de almidón con agua y calentar hasta que se espese. Cuando esté lista, mezclar las dos preparaciones. Agregar el agua de rosas que aporta vitamina C (ideal para estimular la producción de colágeno) y también el aceite de linaza. Al final, poner las gotas de aceite de jazmín.

La máscara se debe dejar actuar durante 45 minutos y repetir el proceso unas tres veces por semana para notar cambios enseguida.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Qué es el ácido lactobiónico y cuáles son sus sorprendentes beneficios para la piel

Qué es el ácido lactobiónico y cuáles son sus sorprendentes beneficios para la piel


por Fernanda Castro
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.