Newsletter
Newsletter
 • Salud

Chequeos médicos para mujeres: ¿cuáles son los exámenes de rutina a los 30?

Los chequeos médicos regulares son importantes. Hay algunos, que se recomiendan después de los 30. Te contamos cuáles y con qué frecuencia deberías hacerlos.


¿Qué chequeos recomiendan hacer después de los 30?

¿Qué chequeos recomiendan hacer después de los 30? - Créditos: Getty



Hay quienes sólo van a hacer una consulta médica cuando tienen un problema de salud; otras personas (sobre todo las mujeres) tenemos más presentes los chequeos de rutina.

Los expertos sostienen que hacerse controles médicos de manera periódica es fundamental para conocer el estado general de salud y prevenir precozmente alguna enfermedad que todavía no presentó síntomas. 

 

Tampoco exagerar: en esta nota de OHLALÁ! te contábamos acerca de advertencias de expertos que mencionaban que suele prescribirse una batería de estudios que no está justificada y puede resultar contraproducente para la salud. Es decir, no hay que sobrepesquisar.

Y, algo a tener en cuenta, el examen periódico de salud, idealmente, debería ser realizado por un profesional generalista (médico clínico o médico de familia, ginecólogo experto en cuidados preventivos) que conozca a la persona que consulta y con quien tenga un vínculo que le permita seguirlo a lo largo del tiempo y compartir las mejores decisiones para su salud.

“Los médicos generales suelen tener una visión más amplia y holística de la salud de sus pacientes, lo que les permite detectar problemas de manera temprana y abordarlos de manera más efectiva”, nos explicó la médica Karin Kopitowski, jefa de Servicio de Medicina Familiar del Hospital Italiano de Buenos Aires. 

Entonces, ¿qué chequeos deberíamos hacer a los 30 y cada cuánto deberíamos repetirlos? Le consultamos sobre este tema al médico Alejandro Andersson, director del Instituto de Neurología Buenos Aires, y nos apuntó un listado para tener en cuenta.

Chequeos para hacer a los 30 (y repetir cada 2 años)

  • El examen físico general es importante: realizar un chequeo regularmente para detectar cualquier problema de salud en sus etapas iniciales. Revisar el peso y la postura. Los exámenes clínico, neurológico, cardiológico, digestivo y respiratorio. 

  • La rutina de laboratorio: análisis de sangre y orina puede ayudar a detectar condiciones como la diabetes, el colesterol alto o problemas de tiroides. 

  • Estudios complementarios cardiológicos, como el electrocardiograma o el ecoestrés y ergometrías, se sugieren en los deportistas. 

  • Vacunación: mantener al día las vacunas puede ayudar a prevenir enfermedades infecciosas graves. Consultar para asegurarse de contar con todas las recomendadas según la edad y situación.

  • Examen de la piel: revisarla periódicamente para detectar prematuros signos de cáncer de piel u otras afecciones cutáneas. Usar protector solar todos los días y evitar la exposición excesiva al sol (y en los horarios no recomendados).

  • También es importante cuidar la salud mental. Ante ansiedad, estrés o depresión, buscar ayuda de un profesional en salud mental. Practicar técnicas de relajación, meditación o yoga también puede ser beneficioso.

  • Revisión de hábitos de vida: evaluar y ajustar la alimentación, el ejercicio, el tabaquismo y el consumo de alcohol puede tener un impacto significativo en el largo plazo. Intentar llevar un estilo de vida saludable.

  • La consulta ginecológica (en mujeres) periódica, para mantener la salud reproductiva y detectar, de manera anticipada, eventuales problemas. Es fundamental realizar -según indicación- el Papanicolaou (la mamografía, en cambio, se debe hacer regularmente pero a partir de los 40). En tanto que el examen urológico (en hombres) debe hacerse según la indicación del especialista, y es para revelar posibles problemas como cáncer de próstata u otros trastornos del sistema urinario.

  • El examen de la vista no debe quedar afuera de la lista. Revisarla regularmente para anticipar problemas como miopía, astigmatismo o enfermedades oculares más graves (como glaucoma). Si se usan lentes, asegurarse de contar con la prescripción actualizada.

  • No menos importante, el examen dental. Visitar regularmente al odontólogo puede ayudar a prevenir caries, enfermedad de las encías o pérdida de dientes. Cepillarse los dientes al menos dos veces al día y usar hilo dental diariamente también es clave.

Experto consultado: Dr. Alejandro Andersson, médico neurólogo, director del Instituto de Neurología Buenos Aires.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Por qué el caldo de huesos es bueno para la salud?

¿Por qué el caldo de huesos es bueno para la salud?


por Laura Gambale
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.