Newsletter
Newsletter
 • SQUAD

Luna llena en Capricornio: mis límites se respetan

Aye Romano reflexiona en esta última Luna llena en Capricornio, que sigue vigente por las próximas dos semanas, sobre la importancia de revisar hasta dónde estamos dispuestos a decir que sí o a decir que no.


Luna llena en Capricornio: ¿cómo se vincula con nuestros límites?

Luna llena en Capricornio: ¿cómo se vincula con nuestros límites? - Créditos: Getty



Ahora, que ya soy grande, fui aprendiendo que en la vida permití demasiadas veces que se avasallen mis propios límites. Ya sea creciendo, o no haciéndome respetar, o incluso dejando que otras personas y sus deseos o su estado del momento importen más que mi propio estado, que mi bienestar personal.

En esta sociedad se castiga mucho a la persona que tiene bien en claro cuáles son sus límites, a veces, hasta se la hostiga. Desde que somos chicos y nos obligan a saludar a alguien que no tenemos ganas (por dar un ejemplo) nos están educando de alguna manera a ceder ante el "no" que estamos dando en primer lugar, ese que cruza un límite por sobre nuestra persona. Cuando decimos que no y del otro lado nos exigen una explicación que en verdad es una forma más de intentar convencernos para que terminemos cambiando de opinión, es otra forma de cruzar los límites.

 

Cuando tomamos la decisión de no hacer algo porque no podemos, no hay tiempo, energía, disponibilidad o incluso ganas, y sentimos que tenemos que justificarnos para que sea válido, entonces estamos demasiado habituados a que vulneren nuestros límites, sentimos "deber" o "adeudar" algo que en verdad no es así.

¿Cuántas veces nos ha pasado a las mujeres de contar que fuimos a la casa de un tipo y que, solo por aceptar ese encuentro, había que acceder a que pasen más cosas, como besarse o tener relaciones sexuales?

Las razones son un extra, pero la realidad es que no son necesarias. Las personas que más se van a enojar o incluso ofender cuando estás marcando una distancia o límite necesario son aquellas que se estaban aprovechando de vos en primer lugar, los que estaban superando tu energía. Las personas que más se enojan ante tu imposición de límites son las que se aprovechan de esa falta y te estaban usando, hasta gastarte y, luego de tomar todo lo que querían de vos, desaparecer.

 

Creo que a todos nos pasó alguna vez. Definitivamente, a mí me pasó demasiadas. Será por eso, tal vez, que hoy en día mis límites son durísimos y la forma en las que los protejo es con uñas y dientes.

En esta última Luna llena en Capricornio, que sigue vigente por las próximas dos semanas, vamos a estar revisando hasta dónde estamos dispuestos a decir que sí o a decir que no y que eso se respete. Hay que entender que esa negativa no es un desafío a llegar al sí (la vida no es como la canta Arjona en “Dime que no”), sino que tenemos que aprender a respetar el lugar que el otro nos está pidiendo. Incluso si pensamos que esos propios límites están dejando al otro encerrado, uno tiene derecho a estar en su propio mundo y saber cuándo pedir ayuda en todo caso.

Una cosa es intentar ofrecer ayuda, otra es avasallar e invadir.

Por @__venusandmars

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Si no sabés por dónde arranca: los 6 K-dramas para que te sumes a la ola coreana

Si no sabés por dónde arranca: los 6 K-dramas para que te sumes a la ola coreana


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.