Newsletter
Newsletter

25 de Mayo: ¿Qué se vio en el cielo un día como hoy de 1810?

Durante el día llovió, pero a la noche se pudo apreciar medio sistema solar, testigo de la Revolución de Mayo; te contamos cuáles fueron los planetas que se vieron en el firmamento


25 de Mayo: qué se veía en el cielo ese día en 1810

25 de Mayo: qué se veía en el cielo ese día en 1810



El 25 de mayo de 1810 fue un viernes. Se venía un fin de semana que no sería como cualquier otro. Un país empezaba a nacer. Miles de personas, que más adelante se harían llamar argentinos y argentinas, se congregaron en la Plaza Mayor (hoy Plaza de Mayo) al grito de: “¡El pueblo quiere saber!”.
Ese día llovió, los paraguas (al menos los que tenían ese objeto de lujo) se abrían frente al Cabildo como hongos. Pero luego al atardecer, algunas crónicas cuentan que el cielo corrió sus nubes y ese pueblo ansioso de saber se encontró con un atardecer limpio y una noche que desplegaría medio sistema solar ante sus ojos. La mayoría de la población por ese entonces no sabía leer, pero la humanidad ya hacía milenios que había aprendido los secretos que esa noche mostraría el cielo.
Los planetas se conocen desde la antigüedad, sin telescopio, sin libros impresos: ¿Cómo reconocían el paso de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno por el firmamento?
La palabra planeta deriva del griego: “errante o vagabundo”. Desde hace milenios descubrimos a los planetas porque vagan errantes por el firmamento, no acompañan siempre a las mismas estrellas. Por eso en algún momento Júpiter puede estar en la constelación de Géminis y meses más tarde en la de Tauro. Al contrario, las estrellas siempre mantienen la misma relación entre sí, en una constante danza estelar.
Las estrellas se mueven por la bóveda nocturna, pero respetando la ubicación relativa entre ellas. Es así como identificamos, por ejemplo, a las Tres Marías. No por su forma o color, sino por ser tres estrellas alineadas, con una separación similar entre cada una y un brillo parecido. Pero si sacásemos una y la ubicásemos en otro lugar del cielo sería casi imposible descubrir a este trío.
25 de Mayo: qué se veía en el cielo ese día en 1810

25 de Mayo: qué se veía en el cielo ese día en 1810

A los planetas tenemos que aprender a seguirlos. Se mueven siempre por las mismas 12 constelaciones, las del zodíaco. Esos dibujos arbitrarios que hicimos en el cielo desde hace milenios. Y esa noche del viernes 25 de mayo de 1810 para el sábado 26, una vez que el Sol se puso en el horizonte, muy bajos hacia el oeste brillaron con fuerza Venus y Mercurio.
Si dudas fue una ocasión especial, este último no es fácil de ver. Mercurio es el planeta más cercano al Sol y se mueve muy rápido día tras día por el firmamento. Por ese mismo motivo se le puso el nombre del dios mensajero de los romanos, quien con alas en los tobillos viajaba con los recados enviados por el Olimpo. Por lo que no es fácil ver a este planeta que, además de estar muy cerca el Sol, cambia rápido de posición. Pero ese viernes por la noche se lució.
Junto a Venus, el “Lucero del Alba”, que mostraba que también puede aparecer el atardecer, Mercurio expuso una vez más que los dos planetas más cercanos al Sol que la Tierra tienen su lugar siempre en esos momentos: atardecer o amanecer. Ese 25 de mayo de 1810 ambos saludaban a los futuros argentinos y argentinas.
Mirando hacia el otro extremo del cielo, el planeta de los anillos comenzaba a ascender por el este. Tenía toda la noche por delante para brillar con fuerza, Saturno dominaría en solitario la bóveda una vez que Mercurio y Venus se fueran a poco de esconderse el Sol. Era una noche sin Luna, al menos durante todo el viernes 25. Por lo que Saturno, desde 1350 millones de kilómetros, enviaba su saludo a la nueva Nación.
25 de Mayo: qué se veía en el cielo ese día en 1810

25 de Mayo: qué se veía en el cielo ese día en 1810

No fue hasta las 0:20 del sábado 26 de mayo, que una Luna que se estaba despidiendo de su fase de Cuarto Menguante, asomó por el horizonte. Correría tras Saturno en una madrugada en que por estas tierras muchos no podían dormir, con el espíritu libertario corriendo por sus venas. La noche avanzó lentamente hasta que poco antes del amanecer llegaría el último visitante.
Júpiter a las 5:15 de la madrugada, una hora y cuarenta antes de que el Sol pintara el nuevo día, asomó por el Este. El mayor planeta del sistema solar no quería estar ajeno a esta noche tan importante para la patria.
Solo Marte faltó a la cita, el otro de los planetas visibles a simple vista. Ese viernes se ocultó por el horizonte junto con el Sol, el brillo de nuestra estrella madre encubrió al planeta rojo. Sin embargo, medio sistema solar y una luna trasnochada fueron testigos de un nuevo país que estaba naciendo ese 25 de Mayo de 1810.
Links sugeridos:

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

En 6 pasos: receta de locro argentino de Paulina Cocina

En 6 pasos: receta de locro argentino de Paulina Cocina


por Redacción OHLALÁ!
25 de Mayo en clave foodie: los mejores 10 lugares para disfrutar comidas patrias

25 de Mayo en clave foodie: los mejores 10 lugares para disfrutar comidas patrias


por Candela Blanco
Cuándo es la primera lluvia de estrellas de 2024 y será una de las más impresionantes del año

Cuándo es la primera lluvia de estrellas de 2024 y será una de las más impresionantes del año


por Sole Venesio
Esta es la primera mujer que fue al espacio como turista

Esta es la primera mujer que fue al espacio como turista


por Ezequiel Brahim
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.