Newsletter
Newsletter

Los papás hoy tienen una presencia mucho más activa en la crianza: ¿cómo avanzamos y qué falta?

Los papás hoy tienen una presencia mucho más activa en la crianza. Lo reclamamos y lo deseamos, pero... ¿cómo nos ubicamos nosotras ante esto?


Nuevas paternidades: tienen una presencia cada vez más activa en la crianza.

Nuevas paternidades: tienen una presencia cada vez más activa en la crianza. - Créditos: Getty



Me organicé para salir al teatro con una amiga y en el camino me encontré con una conocida que me preguntó, asombrada: “¡¿Y tu hijo con quién se quedó?!”. Cuando le respondí que con el padre, me respondió: “¡Ay, qué genio! Te re ayuda”. 

La visión de que los padres “ayudan” a las madres en la crianza de sus hijos está muy arraigada en la sociedad desde hace décadas. El hombre que cambia el pañal es un “genio”, el que le cocina al hijo es un “amor” y el que lo lleva a pasear a la plaza... directamente se recibió de Dios. Sin embargo, en el último tiempo y a raíz de los debates sobre igualdad de género, fueron tomando cada vez más fuerza nuevos modelos de paternidades, en los que los hombres se comprometen de igual a igual con las tareas de cuidado de sus hijos e hijas.

 

Si bien muchas veces se suele decodificar este pedido de paternidades más presentes como un reclamo exclusivo de las mujeres, lo cierto es que hoy son muchos los padres que quieren tener el derecho de una presencia más plena en la vida de sus hijos, aunque a veces se ve obturado por factores culturales o normativos, como licencias de paternidad casi inexistentes, por dar solo un ejemplo.

Pero ¿qué nos pasa a las mujeres cuando los padres quieren ejercer su rol como un par? Quizá porque sentimos que nosotras lo vamos a hacer mejor, porque nos angustia separarnos de ellos o porque creemos que podemos con todo, a veces nos cuesta darles a los hombres el lugar para que paternen. Si sos de esas madres, te compartimos herramientas para soltar y darles a los padres el lugar que les corresponde.

 

Y vos..., ¿qué tipo de mamá sos?

“Soy la que deja post its y audios para todo”

Vas a salir a tomar un café con una amiga un rato, pero antes le mandás a tu pareja 10 audios de WhatsApp con el paso a paso de cómo esterilizar la mamadera para el bebé, el detalle de cuál es el body que más abriga, dónde están guardados el termómetro y el ibuprofeno por si llega a levantar fiebre, además de una explicación minuciosa sobre las diferencias entre el llanto de hambre, de sueño o de “la hora de las brujas”. Es cierto que las mamás queremos estar en todos los detalles, porque, en gran medida, somos las que tenemos una lectura más completa de las necesidades de nuestros hijos, principalmente cuando son bebés y somos las que pasamos la mayor cantidad de tiempo cuidándolos. Pero si queremos que los padres puedan tener un rol cada vez más activo, es importante que empecemos a darles sus espacios.

¿Qué hacer? No se trata de dejar de dar indicaciones o sugerencias, porque también es crucial que, como madres, podamos sentirnos seguras y tranquilas al momento de separarnos de nuestros hijos. Una buena forma de comenzar a delegar es acotar la cantidad de indicaciones y definir cuáles nos parecen súper necesarias y cuáles no lo son tanto, para darle un espacio al padre en el que él mismo pueda ir decodificando las necesidades del hijo o la hija. También es importante empezar a incluir al padre en las rutinas desde que el bebé es chico. Una buena opción es hacerlo en momentos específicos como la hora del baño o el momento de tomar la mamadera (si el bebé no toma solo teta), cuando se genera un espacio de contacto físico y de cercanía esencial para construir el apego.

 

“Soy la que llama cada 5 minutos”

Se terminó tu licencia por maternidad y te llegó el temible momento de volver a la oficina. Tu hijo se queda con una niñera y también con el padre, que por suerte hace home office. Y aunque decidieron este esquema de cuidados entre ambos, no te podés relajar y lo llamás a cada rato para saber si tu hijo comió el brócoli, si hizo caca o si durmió una siesta larga. ¿El resultado? Ansiedad, ansiedad y más ansiedad, tanto tuya como de tu pareja.

¿Qué hacer? Es obvio que esta dinámica no está buena para nadie, ni siquiera para tu hijo o hija, quien posiblemente note la tensión que genera la situación. Si te pasa esto, es importante conversar con tu pareja y poner acuerdos sobre en qué casos amerita llamarse. Tanto si sos vos la que llama cada 5 minutos como si es él, que te quiere preguntar todo (desde dónde están las medias hasta cuántos segundos calentar la mamadera). Tomá registro de cada llamada que estés a punto de hacer y pensá: ¿es importante? ¿Va a resolver algo fundamental? Como decíamos en el punto anterior, si de a poco se fueron estableciendo rutinas de cuidado a cargo del padre, luego va a ser mucho más fácil separarte y estar tranquila con su rol.

“Soy la que da órdenes 24 x 7” 

Sabemos que probablemente sientas que elegís mejor los outfits de tus hijos, que sabés a la perfección qué les gusta más para la merienda del jardín o cada cuántas horas es ideal cambiarles el pañal, pero la carga mental que conlleva tomar todas esas decisiones sola te termina agotando, así que SIEMPRE es mejor de a dos.

¿Qué hacer? No maternamos solas, como ellos tampoco paternan solos. Una buena opción es sentarse juntos a armar dinámicas y dividir tareas. La comunicación es esencial. Se pueden hacer listas sobre todo lo que hay que organizar y dividir quién hace qué. Por ejemplo: papá se encarga de tener al día las vacunas y armar la vianda del jardín, mientras que mamá gestiona las visitas al pediatra y el lavado de la ropa.  Otra idea para liberar tu carga mental es armar un grupo de WhatsApp entre los dos, para mandar mensajitos (tipo “post its”) con todas las cosas para resolver, que no te quieras olvidar. Después, obvio, las dividen entre ambos.

“Soy la que no puede estar más de 2 horas fuera de casa porque me agarra la control freak”

Tus amigas organizan una cena y hace mil que no se juntan. Vos nunca te fuiste muchas horas de casa y te agarra la desesperación de estar lejos tanto tiempo. Los momentos para vos por fuera de la maternidad son muy importantes para tu bienestar. ¿Y qué mejor que dejar a tus hijos con su padre?

¿Qué hacer? Es clave que te adaptes a esta idea de a poco. Si no te fuiste aunque sea media hora, es difícil que te vayas de repente 4 o 5 horas y te sientas tranquila. Está bueno hacer pequeñas salidas todos los días: ir al supermercado, al gimnasio o a tomarte un café. Hasta que tomes confianza, está bueno irte de casa en horarios claves. Por ejemplo: si las noches son complejas, quizá sea mejor idea organizar un almuerzo o merienda, y así tu pareja puede armar planes con tus hijos como llevarlos a una plaza o a visitar a los abuelos. .

Las licencias de paternidad en argentina

Actualmente, en Argentina, la Ley de Contrato de Trabajo a nivel nacional establece que los trabajadores hombres gozan solamente de dos días corridos de licencia por el nacimiento de un hijo. Para revertir esta situación, se lanzó hace un tiempo la Campaña Paternar, un proyecto ciudadano del que forman parte distintas organizaciones de la sociedad civil, con apoyo de varios sindicatos y referentes políticos, cuyo objetivo principal es ampliar la licencia por paternidad, para poder democratizar los cuidados.

En 2023 se presentó una ley que aún debe ser tratada en el Congreso que propone ir ampliando cada 2 años la licencia por paternidad hasta igualar la actual licencia por maternidad, que es de 90 días.

 

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Cuota alimentaria por hijo: ¿qué dice la ley?

Cuota alimentaria por hijo: ¿qué dice la ley?


por Verónica Dema
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.