Newsletter
Newsletter
 • SQUAD

Paren el mundo que me quiero bajar: 2 claves de autocuidado para evitar el estrés de fin de año

Laly Fernández, consteladora, coach de Autoconocimiento y Desarrollo Personal y Espiritual, nos acerca dos ejercicios simples para poner en práctica en esta época del año. Si las volvemos una rutina nos pueden ayudar para tener paz interior siempre.


2 claves del autocuidado para evitar el estrés de fin de año.

2 claves del autocuidado para evitar el estrés de fin de año. - Créditos: Getty



Despertás y de repente se está terminando el año. 

Noviembre llega a su fin. Días del almanaque tachados, nuevamente sueños postergados, una lista interminable de pendientes y ni hablar si sos mamá con todos los cierres de actividades y vos con ganas de que la agenda interminable de ¨deberes¨ se termine de una buena vez. 

No te desesperes más: hoy te traigo 2 prácticas muy simples de autocuidado para que encuentres tu calma en medio de todo el caos de fin de año. 

1 - Conectar con la paz del momento presente

Lo único real es el momento presente, en él radica nuestro punto de poder. Sin embargo, nuestro problema es que nuestro momento presente lo utilizamos para revivir situaciones del pasado (generalmente dolorosas) o pre-ocuparnos por el futuro, por cosas que todavía no han ocurrido. 

Vivir en el pasado nos conecta con lo que podría haber sido y no fue, con la tristeza de aquello que queremos que regrese, con esos "errores" cometidos o decisiones no tomadas, con esa persona que extrañamos tanto o ese trabajo que queríamos y no fue. 

Tantas ideas, recuerdos, añoranzas y un mundo que habita en nuestra mente, llevándonos día a día hacia atrás, desconectándonos de nuestro aquí y ahora, trasladándonos a vivir en un piloto automático de desconexión con nuestro Ser y con lo real que está aconteciendo en el presente. 

Vivir en el futuro nos genera ansiedad. Creemos ilusoriamente que tenemos el control de aquello que estamos planificando que suceda, sumado a los compromisos adquiridos, la agenda llena de actividades, las reuniones interminables, y en especial en estos tiempos, hasta los encuentros de cierre de año se vuelven un agotamiento mental: cómo organizar los chicos, a qué hora terminará, seguro que tengo que aguantar los comentarios de fulana, ojalá no me toque al lado de mengana y así nuestra mente parlanchina nos sacó del momento presente y nuestra ansiedad se disparó por las nubes. 

El punto de poder radica en el momento presente, decía la maestra Louise Hay y Eckhart Tolle, en el libro El Poder del Ahora. Nos dicen que, cuando te hacés amiga del momento presente, te sentís como en casa donde quiera que estés. Si no te sentís cómoda en el Ahora, te sentirás incómoda donde quiera que estés.  

¿Probaste alguna vez el poder y la paz de estar en el momento presente?

Te invito a que realices la siguiente práctica ahora mismo. Sí, sí, ahora, no lo dejes para después (estamos practicando la conexión con el momento presente). Prometo que será cortita y fácil: 

  • Realizá una inhalación profunda por nariz. Llená bien los pulmones de aire y exhala por boca, con ganas; como suspirando, dejando que salgan las tenciones, preocupaciones y todo el parloteo mental.

  • Repetí esta acción dos veces más. Solo observá tu respiración y tu cuerpo cuando tu atención está solo en esta acción de respiración de limpieza (así se llama este ejercicio).

  • Permitite cerrar los ojos tan solo 1 minuto. Ahora observá tu respiración habitual. Cómo ingresa y sale el aire por tu nariz. Observá el recorrido que el aire está haciendo dentro de tu cuerpo. Observá la temperatura con la cual ingresa el aire por tus narinas y con qué temperatura sale luego de hacer el recorrido de la respiración. 

  • Cuando algún pensamiento quiera interrumpir, no lo rechaces, tan solo dejalo pasar y regresás amorosamente a observar, sentir, conectar con tu respiración. 

¿Pudiste sentir esa paz que habita en tu presente?

Este es un ejercicio simple, corto y práctico, que podés realizar en cualquier momento de tu día. Recordá que al ego le gusta lo complejo y cree que todo es difícil, buscando peros para no actuar en lo que pueda conectarte con tu Ser, con quien en verdad eres. Así que cuando sientas que estás con demasiado ruido mental viviendo en tu pasado o en el futuro, esta práctica te volverá a tu eje, a tu paz, a tu realidad. 

2 - Observar con mucho amor todo lo que pudiste hacer

¿Y si dejás de exigirte y criticarte por lo que hiciste mal, por lo que no hiciste, por lo que faltó hacer?

La ley de la experiencia es siempre perfecta. Esto quiere decir que así como fue está bien. Estás haciendo lo mejor que podés con las herramientas, el nivel de consciencia y el conocimiento que hoy tienes. 

Quizás puedas dedicarte un poco más de tiempo a ampliar tus herramientas internas y ello te ayudará a dejar de hacer una lista interminable de "deberías" de comienzo de año, para tan solo enfocarte en aquellos puntos que te acercan a vivir la vida de tus sueños, pero desde aquí y ahora. Porque esa vida que soñás no está en el futuro, sino que ya la estás viviendo. 

Esta es la manera de manifestar aquello que querés. 

¿Cómo sos, cómo te comportás, cómo te vestís y qué es lo que hacés en esa vida soñada? ¿Qué es aquello que haciendo hoy comenzaría a cambiar tu vida, tu destino para estar en concordancia con lo que tu alma está pidiéndote?

Bien, comienza ahora. Comienza a dialogar amorosamente contigo. Felicíiate por todo lo que has logrado. Abrazate por todo lo que has tolerado, por todo lo que te ha dolido. Calma a tu niña interior diciéndole lo bien que lo ha hecho, que ahora tu como adulta te ocupás de lo que toque.  

Convertite en tu mejor amiga.

Esta actitud amorosa alivia la frustración de vivir en el pasado y calma la ansiedad de vivir en el futuro. 

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. 

Estas prácticas muy simples que hoy te traigo, podés realizarlas hasta en el mismo momento en estás leyendo el texto. No necesitás tiempos extra, ni demasiado protocolo. 

En la simpleza no tenés excusa para procrastinar y mientras más puedas hacer tuya estas dos prácticas verás los cambios que traerán en tu vida, no solo por el hecho de ayudarte en estos momentos caóticos y estresantes de fin de año, sino que pueden convertirse en un hábito diario que te conecte con tu paz y tu sabiduría interior. 

Te invito a que lo practiques y notes por vos misma la transformación. Y, de todo corazón, deseo que tengas un amoroso cierre de año conectada con vos misma. 

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Prohibición del lenguaje inclusivo: cuando el ahorro se come al género

Prohibición del lenguaje inclusivo: cuando el ahorro se come al género


por Georgina Sticco

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.