Cómo hacerlo: herramientas para hablar con una amiga sobre su relación tóxica

Si notás que una amiga es descalificada por su pareja, es manipulada, controlada, no le responde o desaparece repentinamente está viviendo una relación tóxica y es probable que padezca malestar crónico. Te acercamos algunas claves para hablar con ella del tema.


Cómo hablar con una amiga sobre su relación tóxica.

Cómo hablar con una amiga sobre su relación tóxica. - Créditos: Getty



¿Sospechás que una amiga está viviendo una relación tóxica? ¿Hay algo que no te cierra cuando la ves con su pareja? ¿Cómo abordar el tema cuando alguien que queremos está atravesando por una situación así? ¡No es fácil! La reacción puede ser inesperada.  

Pareja tóxica, persona tóxica, ambiente tóxico. Hoy en día escuchamos hablar de este término que nos genera varios sentimientos. Tóxico quiere decir que envenena, que puede dañar, enfermar y hasta causar la muerte.

María Fernández Castaño, es psicóloga clínica y nos ayuda a entender cómo identificar las relaciones tóxicas. Eso es lo primero para después poder actuar.  "Las relaciones tóxicas suelen darse en la pareja a partir de una asimetría de poder, donde por definición tendría que haber paridad. La persona tóxica, con frecuencia imperceptiblemente, genera emociones negativas en su compañero o compañera mediante manipulaciones. La víctima suele estar expuesta al miedo, la confusión y la culpa. Son relaciones dañinas debido a que afectan la seguridad, la autoestima y la identidad". 

Las relaciones tóxicas tienen varios rasgos: 

- Pueden llevar a estados de ansiedad, depresión y afectar la vida social y laboral de quienes las padecen.

- Existen vínculos en los que impera la agresión directa o pasiva, el maltrato, los celos y el control sobre las acciones del otro.

- En otros, es frecuente la desconsideración, la descalificación, la falta de atención y la amenaza implícita o explicita de abandono. Muchas veces, se alternan ambos tipos de vínculos tóxicos. En todo caso se trata de relaciones en las que faltan o se atacan los cuatro aspectos fundamentales de un vínculo amoroso: dignidad, cuidado, respeto y confianza mutua. Ser digno es ser merecedor de reconocimiento y valoración; amor debería ser sinónimo de cuidado, es decir, de ser tenido en cuenta en las necesidades aspiraciones y deseos; quien ama va a intentar hacer sentir bien al otro, brindando  lo que dentro de sus posibilidades se aproxime a la búsqueda de su bienestar; la confianza recíproca se basa en poder encontrar coherencia entre las palabras y los hechos de ambos integrantes de un vínculo.

Reconocer los indicios de una relación tóxica

Vivimos en una sociedad que sostiene el mito del amor romántico que implica incondicionalidad. "Se idealiza el amor como una fuerza mágica que todo lo puede. Sin embargo, amar no es suficiente", nos dice la especialista y agrega: "Si ves una amiga que sufre descalificación, dobles mensajes (le dicen una cosa y hacen otra) manipulación y/o control, su pareja no le responde o desaparece repentinamente, está viviendo una relación tóxica y es probable que padezca malestar crónico o hasta que su vida se haya convertido en un verdadero infierno". 

Muchas veces, a tu amiga no le será posible reconocer esta situación. En nombre del amor se pueden disfrazar y negar situaciones dañinas para sostener una ilusión a la que no se quiere renunciar. Existen mecanismos psicológicos de defensa que tienen como finalidad no reconocer una realidad que resulta dolorosa:

1. La negación: es un mecanismo de defensa por el cual al no reconocer la realidad se intenta eludirla:

El no me maltrata, sólo tiene mal carácter. Se emplea un eufemismo para negar la agresión.

No sale con otras mujeres. Es de sagitario y le gusta seducir.

2. La desmentida: se mantienen dos creencias opuestas al mismo tiempo. Una de las posiciones reconoce la realidad, simultáneamente la otra, la niega.  Si bien se sabe que algo es de cierto modo, se justifica para no reconocerlo. El precio es la disociación psíquica que paraliza y no permite tomar decisiones:

Es violento, pero me ama más que a nadie.

Sé que me manipula, pero sufrió traumas cuando era chico y necesita llamar la  atención.

Me fue infiel, pero lo que pasa es que las mujeres del trabajo se le tiran encima.

 3. La disonancia cognitiva: se produce cuando hay tensión o incongruencia entre el sistema de ideas, creencias y emociones que percibe una persona. Cuando dos pensamientos entran en conflicto y resultan incompatibles la persona se esfuerza en generar nuevas ideas para reducir esa tensión.

Juan me ama. Juan me engaña. Aquí hay dos pensamientos que entran en conflicto generando disonancia cognitiva. Una forma de reducir esta contradicción y poder seguir en este vínculo sin revisarlo es, por ejemplo, culpar a terceros.

Lo que pasa es que se está juntando con amigos solteros y lo incitan a conocer chicas.

"Con estos mecanismos, lejos de aceptar y enfrentar la realidad y, en todo caso, tratar de comprender qué está pasando en la pareja, se coloca el problema afuera, negando o tapando la realidad con justificaciones". 

Cómo hablar con una amiga que está en una relación tóxica

  • Es muy importante ser receptiva al tratar el tema con una amiga.

  • El hecho de que pueda hablar de lo que le pasa ya es un paso importante.

  • Escuchar sin juzgar.

  • No culpabilizar ni forzar. Si ella aún no está preparada para poner límites o poner punto final al vínculo es importante respetar sus tiempos. Si se siente acusada pueden abrumarla sentimientos de humillación y vergüenza que la lleven a aislarse y ocultar sus vivencias.

  • Si ella solicita tu opinión, podés ayudarla a registrar que no está recibiendo lo que merece y a preguntarse qué quiere para su vida.

  • La red de amigas que comparten experiencias puede resultar muy valiosa y generar un dique de contención

  • Podés recomendar a tu amiga que busque ayuda profesional. La psicoterapia y los grupos de autoayuda sobre relaciones afectivas son espacios adecuados para trabajar sobre los aspectos que la mantienen atada a un vínculo destructivo.

Si bien la relación perfecta no existe y en todo vínculo surgen conflictos, amor no puede ser equivalente de sufrimiento. "No es fácil terminar una relación tóxica, ya que probablemente existen aspectos de la propia historia personal que se están repitiendo o que han llevado a la dependencia, a la idealización, a llenar un vacío a costa del amor propio", concluye. 

Experta consultada: Lic. María Fernández Castaño, Psicóloga clínica. Coautora del libro Claroscuros de la maternidad. IG: @mariafernandezcastano1

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Sologamia: ¿te casarías con vos mismo?


por Julieta Troielli

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.