Newsletter
Newsletter

Salud mental: 2 de cada 10 mujeres pueden presentar depresión posparto

La maternidad puede llevarnos a lugares difíciles, por eso es indispensable que la sociedad apoye a las mujeres en esta etapa y las ampare en estos procesos. Una especialista nos explica sobre el tema que aun hoy es tabú.


2 de cada 10 mujeres pueden presentar depresión posparto.

2 de cada 10 mujeres pueden presentar depresión posparto. - Créditos: Getty



La salud mental en la etapa reproductiva (preconcepcional, gestación, parto y puerperio) es distinta a otras etapas de la vida.

De acuerdo a diferentes estudios, las mujeres tenemos mayor vulnerabilidad a desarrollar sintomatología o trastornos psiquiátricos. Los datos lo avalan:   

  • 2 de cada 10 mujeres pueden presentar depresión posparto y 8 de cada 10 tienen tristezas posparto
  • 75 % de esas mujeres no van a recibir diagnóstico porque hay dificultades para acceder a equipos de salud especializados

La psicóloga especializada en salud mental reproductiva y perinatal, y lactancia Jenny Waldheim nos explica: “Las representaciones sociales de la maternidad son una etapa de bienestar y felicidad. Por eso, las mujeres pueden tener temor a contar lo que les está pasando realmente. Estas etapas implican una adaptación a un nuevo rol y a nuevas tareas que impactan físicamente, pero también hay cambios de enorme envergadura y complejidad psico-social”,

Red flags: reconocer un trastorno de salud mental materna

¿Cómo saber si vos o un ser querido está atravesando un problema de salud mental materna? Hay varios indicios de los que debemos estar atentos, de acuerdo a la especialista. Entre los principales:

  • Estar atentos al cuidado del sueño que se ve alterado por los ritmos esperables del bebé.

  • Cambios en el estado del ánimo (aumento de preocupaciones en relación a la salud propia o del bebé: a esto podemos observarlo en madres que consultan mucho al pediatra, por ejemplo).

  • Sentimientos de desesperanza, pensamientos cómo no creer que van a ser buenas madres.

  • Irritabilidad

  • Referir que no entienden a este bebé.

  • Dificultades en la lactancia, entre otros.

Trabajo y sexualidad: grandes preocupaciones

Dos de las grandes preocupaciones para una madre, además de las ya mencionadas, son el trabajo y la sexualidad. Veamos a cada una con detenimiento.  

La conciliación trabajo-maternidad es una de las mayores preocupaciones que tenemos las mujeres madres. “A nivel mundial, las licencias por maternidad y paternidad son de las más diversas cuando estamos hablando de un derecho humano fundamental para vivir esta etapa fundante del ser humano. Derecho del bebé y de sus cuidadores primarios. En Argentina, la cifra es preocupante. Va a depender si sos trabajadora en el ámbito privado o estatal y según la provincia en la que vivas. Como ejemplo, La Rioja es la provincia con mayor licencia (6 meses) y Tierra del Fuego la de menor licencia (30 días)”, detalla Waldheim.

Claro, ni hablar si pensamos en quienes están en el sistema de trabajo informal y no se encuentran bajo la protección de derechos. “La enorme presión por ser productivas laboralmente y en nuestro rol como madres, por ejemplo, en relación a la lactancia. Si bien hemos avanzado en relación a espacios amigos de la lactancia en los ámbitos laborales, sigue siendo un tema de enorme presión para las mujeres puérperas y de riesgo de pérdida de la lactancia. Pensemos que las recomendaciones de la OMS son lactancia materna exclusiva los 6 primeros meses del bebé. Tema que debe estar en agenda urgente en políticas de salud”, reflexiona.

Reconectarse con la sexualidad

La especialista hace foco en la importante de informar que el embarazo y puerperio no son incompatibles con las relaciones sexuales que abarcan muchas formas de sexualidad.

“Es un tema importante para que el equipo de salud valore las preocupaciones que pueden surgir en esta etapa y el acompañamiento de la pareja. Cada mujer va a tener una vivencia particular de su sexualidad: algunas refieren tener más deseo sexual y otras refieren una disminución, que puede estar acompañado de los cambios hormonales, pero también de ciertos mitos. Lo importante es posibilitar a las mujeres hablar y compartir experiencias para no sentirse solas". 

Los “sí” para preservar una buena salud mental materna

  • Asegurar una protección súper especial del descanso materno, es lo principal. Cuando una madre duerme, mejora su estado del ánimo. Si amamanta y, es posible, puede realizar extracciones para guardar y que la pareja u otra persona de su elección comparta la tarea de la alimentación del bebé.

  • Aumentar el apoyo familiar y social. No solamente la pareja (si existe) es el principal apoyo. Otras figuras maternas como la propia madre, hermanas, tías o amigas. El apoyo entre pares y de las redes sociales también son un factor protector fundamental. Pero no cualquier red social. Hay mucha oferta de información y se recomienda buscar perfiles que estén certificados en formación perinatal.

  • Evitar mensajes culpabilizantes, validar sus emociones y calificar positivamente lo que puede hacer. Ser madre o padre no es tarea sencilla y hay que alentar que va a mejorar con el tiempo en la interacción con su bebé.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Los grupos de apoyo mejoran la calidad de vida de las familias gestantes

Los grupos de apoyo mejoran la calidad de vida de las familias gestantes


por Cecilia Taburet
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.